Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Vega del Genil’

Tras unos fines de semana recorriendo la desembocadura del río Guadalhorce, vuelvo a la Dehesilla para hacer ejercicio de introspección y reencontrarme con mi querida entomofauna. Lo cierto es que aproveché una de las mañanas de un fin de semana algo más largo de lo habitual para recorrer un parque periurbano que ya denota la proximidad del otoño (y es que es demasiado presumir que la estación está aquí, dadas las temperaturas que siguen siendo altas para las alturas del año en que nos encontramos).

Una prometedora mañana.

Una prometedora mañana.

La verdad es que el día prometía transcurrir plácido y con buena temperatura, por lo que la amanecida me acompañó en la llegada al pinar, donde los artrópodos comenzaban a desperezarse en tanto los ocupantes de las caravanas situadas ilegalmente en las cercanas pozas de aguas termales mantenían aún el frenético ritmo de su fiesta “rave”. Una molestia para la fauna y una degradación del entorno que las autoridades permiten que se siga llevando a cabo, impunemente, entre otros motivos porque así esta zona se ve desprestigiada socialmente, y los vecinos del pueblo podrían plantearse incluso si no sería mejor que se hubiese realizado la urbanización, campos de golf y casino proyectados para ese sector del municipio. ¿Infiero la presencia de una soterrada manipulación? ¿O se trata simplemente de la desidia gubernamental? Lo cierto es que los actuales propietarios de los terrenos deberían velar por mantenerlos en buen estado y libres de estas actividades nocturnas. Otro día, si gustáis, abundaremos en tal asunto. Prosigamos ahora con la ruta por la Dehesa de Santa Fe.

Araña en el cardo.

Araña en el cardo.

Antes de adentrarme en el pinar, y junto al cardo que ilustra lo hermoso de la mañana, me encontré con un precioso ejemplar de araña que aún tengo que identificar (sugerencias al respecto serán bienvenidas, si no me equivoco se trata de una Lycosa sp., ¿pero cuál?), y ya dentro del mismo me topé con una importante letrina de zorro, con deposiciones aún frescas, que delata la presencia de este depredador en el entorno, que tantas noches ha acompañado con la concertina de sus voces. Bajo el tronco seco de un pino encontré varios ciempiés. Estos hermosos quilópodos suelen encontrarse bajo piedras o troncos caídos, y cazan a sus presas (pequeños insectos y arácnidos) inoculándoles veneno, cuando lo poseen, a través de las forcípulas (el primer par de patas, el más cercano a la cabeza, que aparece modificado a tal fin).

Bufalaga (Thymelaea tinctoria) en flor.

Bufalaga (Thymelaea hirsuta) en flor.

Un poco más adelante me encontré con una reina de avispa alemana (Vespula germanica) que a estas alturas del año aún no parecía haber buscado un lugar donde hibernar. No es tan espectacular como la fotografía de avispón europeo (Vespa cabro) que “cazó” hace unos meses mi buen amigo Alberto, pero no deja de ser un interesante ejemplar por lo que os digo: sigue activo en el mes de noviembre.

Reina de avispa alemana.

Reina de avispa alemana (Vespula germanica).

De camino a la zona de vega, me encontré nuevamente con nuestra amiga la tarabilla, que se dejó fotografiar, y ya en la zona baja de secano, sobrevolando un olivar tuve que detenerme para contemplar una bandada de alcaravanes (Burhinus oedicnemus) que, molestos por alguna actividad de labranza, habían elevado el vuelo y buscaban un nuevo lugar donde posarse y mimetizarse con el entorno, gracias a su críptico plumaje. Aunque la fotografía no es de mucha calidad (mi Olympus UZ 550 no da para más, desgraciadamente), puede observarse lo llamativo de su ojo amarillo. Los alcaravanes acompañan también los atardeceres de la Dehesa, cuando su aflautado canto se deja oír desde los olivares aledaños al espacio natural.

Detalle de la parvada de alcaravanes.

Detalle de la parvada de alcaravanes.

Ya en la vega, pasé un buen rato contemplando las evoluciones de tres ratoneros (Buteo buteo) y pude fotografiar una lavandera cascañeda que jugueteaba sobre unos neumáticos de un cortijo cercano.

Busardo ratonero.

Busardo ratonero.

Una lavandera sobre ruedas.

Una lavandera sobre ruedas.

Por último, y aunque no tenga nada que ver con esta salida al campo (aunque sí puede que bastante con la presencia de la avispa alemana aún despierta), al regresar ayer a Málaga pudimos ver un par de cigüeñas negras sobrevolando los Montes de Málaga, aproximadamente a un kilómetro al norte del Jardín Botánico de la Concepción. Una hermosa imagen que no pude fotografiar, al ir conduciendo, pero que sí invita a la reflexión. Por la noche leía un correo de Alberto en el que me decía que la migración va tocando su fin en Portugal, donde está trabajando ahora en estos menesteres; sin embargo, incluso la cigüeña negra demora su partida hacia tierras más cálidas. ¿Estará esperando a ver qué conclusiones sacan los dirigentes de los estados en Barcelona estos días?

El otoño llega (por fin) a la Dehesilla.

El otoño llega (por fin) a la Dehesilla. El tamarix lo delata.

Read Full Post »