Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Santa Fe’

Andaba manteniendo una charla en Twitter sobre la «limpieza» de ríos y montes cuando recordé una vieja entrada que había publicado sobre este tema tras uno de los desbordamientos del arroyo Salado en Santa Fe. Quería enlazarlo y comprobé que no lo había escrito en este blog sino que pertenecía a mi pretérito lugar de encuentro, La Dehesilla News. Como lo desactivé hace un tiempo, he querido recuperar la entrada para estas andanzas mías, ya que creo que sigue plenamente vigente (por desgracia) esa visión sobre que es un monte «limpio» y el supuesto extremismo ecologista.

Apuntaré que la entrada incidía en el ecologismo porque esa era la palabra que, de forma despectiva y, a mi parecer, injustificada, se usaba para atacar al colectivo al que pertenezco. Una asociación de voluntariado ambiental (AUCA) que lleva trabajando en el pueblo más de tres lustros en aras de mejorar las condiciones del entorno y con una trayectoria más que solvente en lo que se refiere a este ámbito.

Sin más dilación, la antigua entrada y el comentario que suscitó. Los enlaces finales están desactivados porque, tras revisarlos, he visto que las páginas dejaron de estar activas.

gse_multipart45980

Cuando nos vemos desbordados…
Sábado, 29 de septiembre de 2007

El pasado viernes 21 de septiembre, un temporal provocaba el desbordamiento del arroyo Salado en nuestro municipio, provocando numerosos daños. Sin embargo, el más grave de todos no fue provocado directamente por el aluvión, sino por la falta de reflexión y el escaso uso de las meninges, comprensible cuando se estaba en el meollo, pero incomprensible cuando días después se sigue insistiendo en el mismo punto.
Entre la gente que en aquel aciago momento arrimaba el hombro, había voces que proclamaban que la culpa de todo la tenían los ecologistas, que no querían que se limpiase el arroyo. Expresiones tan pensadas y sapientísimas como: “prefieren que vivan los sapos a las personas” o “al río teníamos que echarles ahora” calentaban los ánimos de la población. En momentos de tensión, es obvio que puedan decirse cosas de las que luego debamos, de mutuo acuerdo con nuestra conciencia, retractarnos. Lo peor es que sigamos sumidos en la ignorancia cuando todo ha pasado.
Así, invitamos a los lectores de La Dehesilla News a reflexionar sobre varios aspectos que encuentran su demostración gráfica en las fotografías que presentamos a continuación, tomadas el día de la inundación.
En la primera de ellas, vemos cómo el arroyo Salado ha salido de su cauce inundando campos de cultivo, y un olivar (en el lateral derecho de la fotografía). Puede observarse que, por un lado, la contención del arroyo había quedado mermada por las labores de cultivo que se venían realizando sin respetar el margen de dominio público que tienen todos nuestros ríos a lo largo de todo su cauce. Es más, en esta fotografía los árboles permanecen relativamente alejados, pero en múltiples ocasiones se encuentran árboles recientemente plantados a menos de dos metros del cauce del arroyo… ¿Ecologistas? No los vemos por ningún lado. ¿Agricultores? Nos lo planteamos también.

salado04
En la siguiente foto, vemos a personas trabajando en la encomiable labor de desviar el curso del agua para que no inunde sus casas. Si observamos con atención, vemos con qué se está desviando el agua: con los restos que arrastra. Neveras rotas, ruedas de coche, cajas de fruta… ¿Por qué será que en España, en Andalucía, en SANTA FE, tenemos a los ríos por depósitos de basura? Si los ciudadanos, que somos todos, tiramos basura, colchones, escombros, e incluso reses muertas al cauce de los ríos, al final nos será devuelto multiplicado, como si de una maldición divina (provocada por nuestra inconsciencia) se tratase. Nos comemos la mierda -con perdón, pero no tiene otro nombre- que les arrojamos.
En todo esto, ¿qué papel juegan los ecologistas? Advierten e informan a nuestros políticos, a los dirigentes. Existen denuncias e informes sobre estos hechos, avisando de la necesidad de retirar los vertidos, de LIMPIAR el cauce del arroyo. Si se hace caso omiso a estos informes, ¿quién es el responsable moral del desbordamiento?

salado03
Por tanto, los ecologistas, como se les llamaba de forma general en esas afirmaciones, sólo denunciaban en su momento el desastroso cuidado que se llevaba a cabo en nuestro arroyo. De hecho, se produjo una paralización de las obras de “limpieza” que llevaba a cabo la empresa adjudicataria en su día, por considerar que no era el momento adecuado, ni adecuada era la forma de llevarlo a cabo. El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil fue quien paralizó la tala de árboles, por no tener en ese momento la empresa los permisos pertinentes.
Pasados dos meses, se volvieron a ejecutar las obras, finalizando la “limpieza” del cauce hasta el término municipal de Chauchina. Y los ecologistas advirtieron que esa “limpieza” no serviría más que para acelerar el paso del agua en caso de avenida, y que eran necesarias otras intervenciones para evitar posibles males.
Pero se hizo caso omiso de ello.

salado01
No son las cañas las que taponan el puente bajo el que pasa el Salado. Es una tubería de una obra situada, originariamente, aguas arriba.
Tuberías, contenedores, material de construcción… en el cauce del río. ¿Propiedad de los ecologistas?

salado02
Y ahora, ¿a quién señalamos con nuestro dedo? Vemos el cañizo en el ojo ecologista, pero no la tubería, el colchón que no sirve o el frigorífico usado en el nuestro.

Hoy, sinceramente, me siento decepcionado de ser santaferino.

ENLACES DE INTERÉS:

Solidaridad del grupo político IU con el colectivo ecologista.
Denuncia, ya en 2003, del estado en que se encontraba el arroyo Salado. Por Ecologistas en Acción.

1 COMENTARIO:

salvandoarboles dijo…
ahora los ecologistas tienen rabo y huelen a azufre y solo se preocupan por los bichos…

cuando los ecologistas trabajan desinteresadamente por la conservacion de la vida la humana incluida, pero haciendo más hincapie en los más débiles: animales y plantas

¿y quien no es ecologista? si el ecologismo quiere decir amor y respeto por la naturaleza, entonces todos lo somos…y si hay quien no respeta la naturaleza…¿no es a ese al que hay que mirar con el dedo acusador?

saludos y ánimo los comentarios ignorantes no ofenden, solo reafirman en la actitud positiva.

08/10/07 16:52

Finalmente, enlazo un par de entradas propias relacionadas con este tema:

Read Full Post »

Esta semana iba a impartirse un curso de introducción a las rapaces nocturnas en en el Centro de Estudios Ambientales de Santa Fe, contando como mentor a mi buen amigo Alberto. El evento se presentaba la mar de interesante, ya que se iban a realizar dos salidas de campo al cercano Parque Periurbano de la Dehesa de Santa Fe donde es posible oír, con algo de suerte, al gran duque reclamando su territorio.

Sin embargo, a causa de las lluvias que se esperan en los próximos días el curso posiblemente se posponga, pero no es ese el motivo de que lo mencione en el blog. La mala noticia que vengo a traer no es otra que la que este lunes nos hacía llegar el presidente de AUCA: un ejemplar de búho real había aparecido electrocutado en una de las mortíferas líneas eléctricas que atraviesan este espacio protegido.

Podéis haceros cargo de nuestra desolación al constatar que nos encontrábamos ante el tercer búho real que aparecía muerto por dicha causa en menos de un año. Lamentablemente, ni son los únicos ejemplares de rapaces que hemos encontrado a los pies de estas líneas, ni esta es la única especie de interés que hace uso de “la Dehesilla”. Al final de la entrada dejo una serie de artículos aparecidos en prensa sobre esta problemática.

Tras conocer la nefasta noticia, publiqué en Twitter un par de fotografías del búho y al día siguiente recibí un mensaje de respuesta del responsable de comunicación de ENDESA, ya que cité el nombre de la compañía al ser el tendido propiedad de esta. En su mensaje me hacía llegar el enlace a un artículo sobre los avances realizados por  la compañía para la adecuación de sus infraestructuras buscando evitar la mortandad de aves, así como unos datos que indicaban que esta se había reducido hasta en un 80 %. Sin restar valor a la noticia (tal y como le dije, en efecto, me alegro de ello), me sentí como la persona que acaba de perder a un familiar, amigo o conocido en un accidente de tráfico (causado por un conductor en estado de embriaguez o que superaba la velocidad permitida) a la que la D. G. T. pretende consolar presentándole las estadísticas de una exitosa campaña de Navidad que se ha saldado con menos muertes que las de los 5 últimos años, por poner un ejemplo.

No solo me congratulo de que las compañías se impliquen y trabajen en pro del entorno natural (si bien muchas veces, y no digo que este sea el caso, no se trata más que de operaciones de “greenwashing” o paraecologismo), sino que lo considero necesario. Entiendo también que haya prioridades, de modo que las líneas con más puntos negros y aquellas que atraviesan entornos protegidos (no es lo mismo un parque nacional que uno periurbano) reciban mayor atención. Pero no hay que olvidar que existen numerosos informes presentados a lo largo de los años por la Agrupación de Voluntariado Ambiental de Santa Fe (AUCA) ante el Ayuntamiento de la localidad y la Delegación de Medio Ambiente en los que se informa de la problemática de estas líneas. Que tanto los agentes de Medio Ambiente como el SEPRONA han sido informados en cada uno de los casos de electrocución y se les ha acompañado al lugar de los hechos para la inspección y recogida de los cadáveres, y que la propia compañía eléctrica estaba al tanto de los mismos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Parque Periurbano de la Dehesa de Santa Fe, como ocurre con tantos otros espacios verdes cercanos a núcleos urbanos, está francamente infravalorado. Tanto por sus valores intrínsecos como por la importancia que tienen estos entornos naturales (o naturalizados) para el desplazamiento de muchas especies, ya que en muchos casos vienen a satisfacer las necesidades de ejemplares juveniles de aves que se encuentran en dispersión, de otras que están en plena migración o que los usan como cazaderos y lugares de nidificación y cría.

Por todo lo anterior, me gustaría reivindicar estos espacios cuyos valores son olvidados, consciente o inconscientemente, por las concejalías de medio ambiente, agencias medioambientales, responsables políticos, empresarios, técnicos y por la ciudadanía en general. Porque, como bien sabéis, el valor conjunto de nuestros ecosistemas es mucho más que la suma de cada uno de ellos tomados por separado.

Por eso, y porque por muy bien que vaya la economía global a cualquiera de nosotros nos preocupará estar en paro (volviendo al símil de que el bien de la mayoría no ha de hacernos caer en la autocomplacencia y llevarnos a olvidar que existe el dolor de una gran minoría), hoy he querido volver a recordar al gran duque que tantas buenas noches nos ha regalado acompañándonos con su bronco ululido.

Enlaces relacionados:

Nota: Las fotografías pertenecen a la persona que localizó el ejemplar de búho real y lo notificó a la asociación de voluntariado y a Alberto, el organizador del curso sobre rapaces nocturnas y que ya nos visitó para hablarnos de la mortandad de aves por colisiones.

Read Full Post »

Aunque espero estar de vuelta dentro de unas semanas, no he podido evitar dejaros unas refrescantes imágenes estivales. Son de mi último par de salidas por el parque periurbano de Santa Fe, y alguna de la huerta (las del abejorro carpintero o abejorro azul de la madera) como suplemento alimenticio.

Espero que, entre incendio e incendio (tanto forestales como anímicos ante tanta estulticia política), estéis disfrutando del verano.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Saludos trotalomescos.

Read Full Post »

La naturaleza nos habla mediante señales, pero no siempre sabemos escucharla, no siempre conocemos cómo interpretarlas. Hay veces que nos habla en alta voz; mediante  la flora y fauna presentes —y ausentes— en un determinado ecosistema o las consecuencias visibles de la contaminación ambiental, por ejemplo. Pero en muchas ocasiones lo hace con mayor sutileza, vemos aquello que no está o, más bien, el rastro que dejó a su paso.

Imagen

A todos nos resulta familiar la figura del piel roja postrado sobre el suelo siguiendo la pista a la caza del bisonte, del rastreador blanco tras la del indio o el montaraz Aragorn determinando que los hobbits Pippin y Merry han sido raptados por los orcos en El Señor de los Anillos. Aunque parezca de película, lo cierto es que la figura del rastreador de fauna existe, ya que muchos animales habitualmente son escurridizos y no se dejan ver con facilidad, y saber determinar las especies que existen, aun cuando no podemos verlas, o conocer cómo podemos obtener más información sobre ellas (por ejemplo, mediante el fototrampeo) es una labor que conviene conocer para cualquier zoólogo, naturalista o amante de la naturaleza en general.

Por eso me alegró tanto saber que Alberto (algunas de cuyas andanzas habéis podido leer en este blog en el pasado) se disponía a impartir un curso de rastreo técnico de fauna en la sede de Auca, nuestra querida Asociación de voluntariado ambiental de Santa Fe. Será el próximo fin de semana, 20, 21 y 22 de abril de 2012 en el Centro de Estudios Ambientales de esta granadina localidad, en horario de 17:00 a 20:30 el viernes, 10:00 a 14:00 y 17:00 a 20:30 el sábado, y salida de campo el domingo por la mañana.

Si estáis en Granada ese fin de semana y os animáis a participar, allí nos veremos. Os dejo con el cartel del curso, donde puede encontrarse una información más detallada sobre el mismo.

Imagen

Nota: Edito para incluir el enlace al evento del curso en Facebook, por si Alberto incluye allí más información (10/04/2012).

Read Full Post »

Resulta curioso que a muchos a los que no se les cae de la boca la “libertad de prensa” hagan gala de una censura más que manifiesta cuando se realiza una crítica de los poderes políticos. Es el caso del diario Ideal de Granada, que durante esta mañana ha publicado una noticia sobre la Fiesta del Dragón que va a llevarse a cabo en Santa Fe (os recuerdo antiguas entradas del blog sobre la realidad de esta fiesta) y que está recibiendo todo tipo de comentarios en muchas ocasiones poco documentados, pero en cuanto es publicado el siguiente comentario crítico resulta borrado:

Me gustaría que quienes comentan y defienden el “modo de vida” de esta gente “sin vicios” que viene a “celebrar la amistad, el buen rollo” y demás consignas que parecen sacadas directamente de un manifiesto hippy conociera de primera mano cuál es la realidad de esta fiesta. Esta gente se concentra de forma ILEGAL (los asentamientos y acampadas libres están prohibidos, no lo olviden), molestan a los vecinos de Santa Fe y alrededores por el elevado volumen de su música y destrozan de forma impune el ecosistema en el que celebran su buenrollismo. Venden drogas con total impunidad (solo hay que consultar las fotos de las ediciones de años anteriores en Facebook), introducen los coches donde les da la gana y destrozan el ritmo circadiano de los animales con las luces, el insoportable ruido (montan equipos de sonido profesionales y la música electrónica se oye desde cualquier punto de la vega) y los innumerables perros que llevan a esta “celebración”.

¿Y qué hace el Ayuntamiento de Santa Fe? Nada. ¿Y la Policía Local? Nada. ¿La Guardia Civil? Nada. El Ayuntamiento lleva años tratando de encontrar una excusa para que la gente vea con otros ojos la construcción de viviendas de lujo y campos de golf en la zona, y el hecho de que esta panda de perroflautas (que, por cierto, su rollito antisistema no es más que una pose, como demuestra su forma de actuar) esté allí dando por culo lleva a los vecinos a plantearse si no sería mejor dar un uso urbanístico a ese suelo, cuando no debería ser así, en virtud de la riqueza natural con que cuenta la zona. En Santa Fe se multiplican los robos, aumenta la sensación de inseguridad y cuesta hasta dormir por la noche, mientras esta gente se divierte “sanamente”. ¿De verdad queréis que encima los aplaudamos? No se puede respetar a quien no respeta.

Esto ha ocurrido en varias ocasiones, y cuando he probado a reproducirlo (en una o varias partes, por si se trataba de un problema de la longitud del mismo, aunque me extrañaría, como usuario y como profesional de la informática, de no mediar un aviso sobre un número de caracteres máximo en el mensaje) he visto cómo era sistemáticamente borrado en pocos minutos. Así las cosas, dejo también mi propio comentario por aquí, por si les da por borrarlo, ya que en la cuenta de Twitter del diario tampoco dan explicación alguna cuando les he preguntado.

Por partida doble, una Granada de vergüenza.

No solo la única forma en que parece que sabemos celebrar las cosas es a base de ríos de alcohol, sino que la falta de respeto y civismo de dichas fiestas es más que manifiesta. En el caso de la Fiesta del Dragón, se celebra junto a un paraje natural donde la fauna resulta molestada de forma cruenta por la presencia de la gente y el elevado sonido de una música que se deja oír por la noche en el propio núcleo urbano, a varios kilómetros de distancia.

Algunos colectivos y muchos ciudadanos de Santa Fe han luchado durante años para que esos terrenos no acaben urbanizados y se pierdan para el uso y disfrute de la gente, pero el mal uso que se les está dando merecería acciones más claras por parte de las autoridades, que simplemente salen del paso con pobres declaraciones sobre la “seguridad” del ciudadano. Poca seguridad hay allí cuando dejas el coche en la zona y te los encuentras robándote, tal y como cuenta la gente del pueblo que ha ocurrido otros años.

Me gustaría que algún responsable del diario se dignase a explicar el motivo de dicha censura a un comentario que se expresa en términos respetuosos, dentro de una manifiesta indignación más que comprensible (y lo ratifico como vecino del pueblo, siquiera ahora de forma ocasional), pero creo que eso va a ser mucho pedir.

Read Full Post »

Ir por mi pueblo y cruzarse con mala gente es todo una misma cosa. Posiblemente quienes con un servidor se encuentran por la calle desarrollarán pensamientos similares, pero eso es ya otro cantar. No os asustéis, no hablo de personas, ni tan siquiera de los políticos que habría sido fácil calificar con aquel apelativo, sino de esa gente minúscula dotada de seis patas que tanto me chifla, por otro lado.

Hace unos días iba al encuentro de un amigo acompañado por mi pareja cuando esta, que me conoce como si me hubiese parido, lanzó una exclamación y señaló al suelo. Allí, panza arriba, un enlutado coleóptero permanecía quieto y con las patas pegadas al cuerpo. En un principio pensé que el escarabajo estaría muerto, pero no, no lo estaba. Algo atontado, desplegó una de sus extremidades al ser tocado, y mirando en derredor mía busqué algo que me sirviese para llevarlo conmigo; quería sacarle un par de fotos para el blog como “inicio de temporada” tras los exámenes de septiembre. Encontré cerca una bolsa pequeña, tirada en el suelo, y con ella y una segunda “R” preparé un recipiente para transportarlo. No sé si llegaré a aspirante de entomólogo, pero recursos no me faltan, je, je.

Supercoco te lo REcuerda: "¡Reduce, Reutiliza y Recicla!"

Supercoco te lo REcuerda: "¡Reduce, Reutiliza y Recicla!"

Y aquí lo tenéis. Un hermoso ejemplar de Capnodis tenebrionis, un bupréstido también conocido como gusano cabezudo por la curiosa forma que tiene su larva. Aunque no se trata de la cabeza en sí, lo cierto es que posee un protórax llamativo por su gran tamaño.

 Capnodis tenebrionis

Capnodis tenebrionis

El individuo en cuestión cuenta una buena ficha policial: plaga de las rosáceas, ataca fundamentalmente a frutales de hueso, como ciruelos, cerezos o melocotoneros, entre otros. Las larvas horadan galerías debajo de las cortezas de los árboles y en sus raíces, llegando a secarlos por completo en casos de invasión extrema. Los adultos se alimentan de las hojas, llegando a provocar la caída de gran numero de estas al cortarles el peciolo… una joya, vamos.

 Capnodis tenebrionis

Capnodis tenebrionis

Un delincuente juvenil en potencia. Su mirada se dirige al pecunio, como la vuestra: que a todos nos ha asomado una lagrimilla al ver la moneda de “20 duros”. 😉  Larva, cortesía de Pasarlascanutas.

Un delincuente juvenil en potencia. Su mirada se dirige al pecunio, como la vuestra: que a todos nos ha asomado una lagrimilla al ver la moneda de "20 duros". ;)

Un delincuente juvenil en potencia. Su mirada se dirige al pecunio, como la vuestra: que a todos nos ha asomado una lagrimilla al ver la moneda de "20 duros". 😉

Y poco más por hoy. Vuelta “al cole” y al blog. Un regreso que espero sea para quedarme y en plenitud. Nos seguimos leyendo y, por supuesto, aquí sigo aprendiendo de vuestros comentarios y artículos.

Read Full Post »

Estudiando dentro de las materias de la asignatura “Técnicas de investigación social para estudios medioambientales” las metodologías participativas de investigación y planificación del medio ambiente me he encontrado en el libro de texto con el ejemplo de la Agenda 21 Local (A21L), y lo leído en el tema en cuestión no se aleja un ápice de lo que la intuición y mi propia experiencia me han demostrado hasta la fecha. Reproduzco aquí algunos fragmentos que me han parecido bastante ilustrativos:

Las A21L son espacios privilegiados -al menos teóricamente- para poner en marcha procesos participativos en un área de creciente interés ciudadano y político: el desarrollo sostenible. Sin embargo, una mirada general sobre las experiencias de A21L iniciadas en nuestro país [España] nos permite constatar que son muy pocas las A21L que se orientan por criterios de sostenibilidad fuerte, incorporan una auténtica participación ciudadana y, menos aún, llevan a cabo los planes y ejercitan mecanismos de evaluación y seguimiento.

[…]

El riesgo más importante de la metodología que hemos desarrollado en las A21L es que, paradójicamente, pueda convertirse en última instancia en un proceso contradictorio de legitimación de políticas públicas y de comportamientos económicos y ciudadanos insostenibles, así como motivo de frustración y el desencanto de los ciudadanos que participan. Si en lugar de ejecutar, evaluar y hacer el seguimiento de los planes, éstos se reducen a meros documentos que contribuyen al lavado de imagen del gobierno de turno, y si el trabajo voluntario y altruista de las asociaciones y ciudadanos se desperdicia, entonces la oportunidad que suponen las A21L para la consecución del desarrollo sostenible y la profundización de la democracia, no sólo se desaprovecha, sino que se transforma en todo lo contrario.

En buena parte de los casos de A21L nos encontramos con esta negativa situación. El motivo principal se relaciona con la falta de compromiso de la administración pública con los principios de la sostenibilidad que presiden el Programa o Agenda 21, y con el miedo a la pérdida de poder exclusivo de decisión que caracteriza a los gobiernos locales.

Pedro Martín Gutiérrez y Francisco Javier Garrido, “Metodologías participativas de investigación y planificación del medio ambiente”, en Medio Ambiente y Sociedad. Elementos de explicación sociológica, de Luis Camarero et ál.

Real como la vida misma.

Read Full Post »

Older Posts »