Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘libertad’

Hace unos días hablaba con varios amigos sobre la importancia de la percepción de la realidad y cómo puede ser adulterada, influida o simplemente dada por desaparecida según la busquemos a través de unas u otras fuentes. Además, vivimos en un mundo donde el peligro de saturación por el exceso de información (que, recordemos, no es más que uno de los ingredientes del conocimiento, pues necesita ser procesada, digerida e interiorizada por nuestro intelecto) puede dar lugar a una paradójica sociedad desinformada. Acabo de terminar la lectura de estas «memorias periodísticas» de Iñaki Gabilondo que me han gustado (y que reseñaré en Homo libris en cuanto tenga ocasión), y quería subrayar aquí en el blog algunos fragmentos con los que no podría estar más de acuerdo.

En mi obsesión habitual por el oyente, solía plantear a mi equipo la pregunta «¿qué pasa hoy aquí?», por el hecho mismo de que nuestra profesión se basa en cada momento en contar elementos diferenciales. Inquirir qué pasa equivalía a preguntarse qué porcentaje de lo que ocurre podíamos llegar a explicar al ser nosotros, y no otros, los que estábamos allí. Un ingeniero de la NASA daría una respuesta muy distinta. Cierto día, Luis Miguel Domínguez nos dijo: «Vosotros os habéis creído que contáis todo lo que pasa. Pues sabed que han pasado quinientas mil aves por el cielo de Madrid camino del sur y no las habéis contado». Y tenía razón. Si no hay alguien que observa un determinado ángulo, ese ángulo no se incluye en la versión de la realidad que somos capaces de explicar.

[…]

En CNN+ colaboraba en mi programa Cristina Manzano, directora de la edición española de Foreign Policy, una publicación americana de política exterior. Le pedí que todas las semanas pusiera el dedo, durante cinco minutos, en un hecho de la realidad mundial que no estuviéramos observando. De ese modo hablaba del Congo, de Ruanda, de Burundi… del conflicto del coltán, un mineral cuya explotación en África está ligada a conflictos bélicos. Cinco minutos y hasta la semana próxima. Aun así, en ocasiones tenías que acercarte a aquellos asuntos con sensación de alerta, peligro de muerte, ya que estabas a punto de hablar de algo que no le importa a nadie. Pero a mí me sigue pareciendo trascendental que la gente sepa cómo se están colocando las grandes potencias ante las materias primas en el mundo; que se sepa, por ejemplo, que China está comprando millones y millones de metros cuadrados de tierra en América Latina y en África. Soy consciente de que la población vive otro tipo de preocupaciones vitales, pero es necesario no perder de vista lo que sucede en el mundo, aunque a veces parezca invisible.

[…]

Al mirar hacia atrás compruebo que en los últimos tiempos de mi vida había llegado a caer en un lacerante pesimismo, al asistir a un fenómeno con el que parecía cerrarse para siempre una determinada concepción de las cosas. Por fortuna, he ido modificando esa perspectiva al entender que resulta imposible que se acabe lo que llamamos periodismo de calidad. Y en este momento, cada día que pasa, percibo con más angustia el mundo que se podría llegar a construir si cristalizase ese tipo de inundación informativa basada en la confusión y en la vacuidad. Cuando se produce ese torrente de datos, lo primero que necesitamos es información potable, del mismo modo que ante una inundación lo más urgente es el agua potable. Potabilizar la información será, por tanto, una de las tareas más importantes.

Iñaki Gabilondo, El fin de una época.

Read Full Post »

En estos días aciagos en los que la grandiosa magnificencia de nuestro país es puesta en tela de juicio por grandes y poderosas fortunas (a.k.a. eufemísticamente como “los mercados” o “los dueños del mundo”), no está de más recordar nuestro rico refranero, fruto del ingenio del pueblo llano y parte intrínseca de nuestra cultura. Ahí van, para solaz de muchos y escarnio de unos pocos, algunos de nuestros refranes más conocidos junto a una breve explicación de su significado. Por supuesto, aunque son todos los que están, no están todos los que son. Así que os invito a dejarnos alguna perla

«Mal de muchos, consuelo de tontos». 

Los muchos somos quienes vamos a pagar los desmanes y recortes de los que se consolaban ayer mismo en sonriente onanismo.

«A buenas horas mangas verdes».

Este refrán tiene una aplicación directa sobre las actividades de los bancos y los especuladores durante la negada llamada «burbuja inmobiliaria» o «burbuja del ladrillo». Viene a decir que en buena hora se dedicaron a robar (mangar) a manos llenas. El verde es el del dinero, claro está. El del dólar o el de los billetes de mil pesetas, pues la cosa viene de lejos. Euros verdes no tenemos, pero el cambio cromático de los billetes no llegó a alterar las ansias de acapararlos de muchos.

«Poderoso caballero es don Dinero».

Acuñado (nunca mejor dicho) por don Francisco de Quevedo, sobra cualquier intento de explicación sobre el mismo. Antes que eso, cabría recordar el comienzo de tan insigne poema:

Madre, yo al oro me humillo,
Él es mi amante y mi amado,
Pues de puro enamorado
Anda continuo amarillo.
Que pues doblón o sencillo
Hace todo cuanto quiero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

«Otros vendrán que bueno te harán».

Este refrán se ha convertido en el favorito del antiguo presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ZP. No digo más.

«A perro flaco todo son pulgas».

Dícese del pueblo español (y, por extensión, de cualquiera de los «muchos» del primer refrán, sea cual sea su procedencia) y de los efectos urticantes que provocan en el mismo las medidas de ajuste (también conocidas como «recortes», «pérdida de derechos» o «mala uva») llevadas a cabo por el Gobierno de la nación.

«No dejes camino viejo por sendero nuevo».

En este refrán se encuentra el origen del bipartidismo en España. Entre el «todos son iguales» y el mal llamado voto útil, vamos haciendo zigzag entre los dos partidos que todo el mundo conoce, de acera a acera, bandeando como etílico marinero en tierra.

«Pan para hoy, hambre para mañana».

Es el efecto que suelen tener las burbujas económicas. Para salir (eso nos dicen y quieren hacer creer) de la última de ellas, nuestro actual gobierno, haciendo un ejercicio intelectual digno de sus pensadores más destacados, le ha dado la vuelta a la tortilla: «hambre para hoy, pan para mañana», nos dicen.

«Cuando el gato no está, los ratones hacen fiesta».

Hasta no hace mucho podríamos haber pensado que es lo que habían hecho los bancos ante la falta de control de los gobiernos. Sin embargo, el tiempo, que todo lo pone en su lugar, ha venido a demostrar que el gato trabaja para los ratones y que todos ellos, metafóricamente unidos, son unas ratas de alcantarilla llamadas «Mercados».

«A falta de pan, buenas son tortas».

Órdenes recibidas por la Policía para dar una digna acogida a los manifestantes y gentes que, de buena fe, se reúnan para criticar al Gobierno. El último ejemplo lo hemos tenido con los mineros llegados a Madrid.

Read Full Post »

Ahora vemos los comienzos de la censura en nuestra sociedad. Conducidos por la extrema derecha, vigilantes autodesignados se abalanzan sobre las escuelas y las bibliotecas para quitar libros de las estanterías, porque contienen palabras atrevidas, o ideas atrevidas o sencillamente porque van contra alguna creencia de esos vigilantes.

Si estos censores aficionados logran su objetivo, entonces, porque a ellos no les gusta un libro determinado […], primero, no se permitirá su lectura a ningún niño en la escuela, luego, estoy seguro, no se permitirá su lectura a ningún niño en ninguna parte y, finalmente, estoy seguro, no se permitirá su lectura a ninguna persona, cualquiera sea su edad, en ninguna parte y en ningún tiempo.

Y de los libros pasarán a las canciones, al lenguaje, al pensamiento, y crearán una América (si pueden) a su propia imagen.

Imaginemos una América moldeada a esa imagen, la imagen de la Mayoría Moral, superpatriota, superrespetable, definiendo como patrióticosy respetables sólo ciertos puntos de vista estrechos. Imaginemos una sociedad gris y sin sentido del humor, con idénticas ideas de un océano a otro y donde no se permite nada más. Imaginemos una América comprimida, estrecha, de una sola idea, ignorante. Ha habido muchas sociedades semejantes en la historia.

Isaac Asimov, “Censura progresiva” en La mente errabunda.

Leyendo a Asimov y pensando en las noticias que nos llegan día a día, pienso que este texto podría aplicarse dentro de no mucho en España. Con un cantautor ajusticiado juzgado por la difusión de un vídeo humorístico (de mayor o menor gusto según para cada cual, pero perfectamente lícito en ¿democracia?), con un Gobierno que da la palmadita a la  organización religiosa a la que no quiere cobrar impuestos por los edificios que no están en uso para el culto, que salva entretanto a una entidad bancaria mal gestionada (por muchos de sus afines) con el dinero de todos pero no piensa en abrir una rigurosa investigación sobre lo ocurrido y que se dedica a recortar a mansalva en sanidad, ciencia y educación, es difícil pensar de otro modo…

Más, aquí:

Read Full Post »

Encuentro saludable el hallarme solo la mayor parte del tiempo. Estar en compañía, aunque sea la mejor, se convierte pronto en fuente de cansancio y disipación. Me encanta estar solo. Nunca encontré una compañía tan compañera como la soledad. Casi siempre solemos estar más solos cuando estamos entre los hombres que cuando nos quedamos en nuestras habitaciones. Un hombre que piensa o trabaja está siempre solo, encuéntrese donde se encuentre. La soledad no se mide por las millas espaciales que separan a un hombre de sus semejantes.
[…]
Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente, enfrentar solo los hechos esenciales de la vida, y ver si no podía aprender lo que ella tenia que enseñar, no sea que cuando estuviera por morir descubriera que no había vivido.

Henry D. Thoreau, Walden. La vida en los bosques.

Aunque el título podría aludir a un modo de vida francamente menos agradable, que parece ser el que la clase política y sus tecnócratas tienen destinada a los españolitos que no puedan pagar su hipoteca y vean embargada su vivienda y perdido su hogar, lo cierto es que en el Día Internacional de la Biodiversidad y como regreso al blog después de mucho tiempo sin escribir (y que os debía a quienes os preguntabais por mis veladas alusiones a cierto parque en Twitter), no tengo pensada una entrada en modo alguno triste, o eso espero.

Ha transcurrido casi un mes y medio desde que escribí por última vez algo por aquí, y en aquella ocasión simplemente dejé un aviso sobre el curso de rastreo que estaba preparando mi buen amigo Alberto y que, así entre nosotros, estuvo genial. De hecho, si os pica la curiosidad, es posible leer algo más sobre el mismo en el artículo que le dedicó el diario Ideal de Granada y el reportaje que publicaron en su revista sobre naturaleza Waste Magazine.

Issidae (ninfa)

Issidae (ninfa)

A lo largo de este tiempo he pensado en numerosas ocasiones que tenía que contar algo; sobre lo que vi en algún viaje a Córdoba, acerca de las últimas noticias que nos avasallan día a día o respecto a alguna ocurrencia de las mías como trotalomas y un poco trotamundos. Pero finalmente no lo he hecho dejándome llevar, tal vez, por el hastío que se ha ido apoderando de mí últimamente hasta abarcar prácticamente cualquier parcela de mi vida. No sé cuál es el origen, si bien intuyo un par de fuentes posibles, y solo sé que únicamente consigo sentirme bien cuando logro desconectar de mis obligaciones; de Internet, de los ordenadores, de los libros de estudio. Lo consigo cuando salgo al campo y “pierdo” el tiempo mirando cómo transportan comida unas hormigas, me encuentro fortuitamente ante una culebra de escalera que parece querer hipnotizarme con su mirada o estoy, simplemente, en casa tranquilo con mi Azote, volviendo a descubrir el sonido de la risa.

Sea como fuere, no me gusta esta sensación. Solo respiro tranquilo a lo largo del día cuando logro sentir que el tiempo se escurre entre mis dedos en tanto logro fijarlo en instantáneas que me permiten evocar el sueño de ser naturalista.

Entorno forestal en el PTA

Entorno forestal en el PTA

Últimamente me echo al monte cada mediodía. Al parque realmente, he ahí el título de la entrada, y almuerzo entre árboles, disfrutando de las evoluciones de los pájaros entre el rítmico balanceo de las ramas movidas por el viento, solo con mis pensamientos, con un libro (ahora, casualmente, Walden Dos, que está empezando a crearme la necesidad de releer el libro de Thoreau) o con mis queridos odonatos que acudo a contemplar a un estanque cercano siempre que puedo.

Anax parthenope macho

Anax parthenope macho (con caracteres juveniles)

Sympetrum fonscolombii macho

Sympetrum fonscolombii macho

Finalmente la entrada no sé si transmite tristeza, pero sí que me da la sensación que resulta melancólica. No sé cuándo volveré a escribir (tenemos los exámenes a la vuelta de la esquina y lo cierto es que no estoy contento con lo que llevo estudiado ni con lo que he aprendido este año, así que me asaltan continuamente las ganas de dejarlo todo para septiembre y estudiar en verano, tal y como se merece lo que tengo entre manos, si bien esto supondría robar tiempo a lo que quería adelantar para el año próximo) y, si bien no creo que el blog merezca este silencio continuado, tampoco estoy seguro de que estas idas y vueltas esporádicas —sin mucho donde rascar más allá del mero ejercicio de reflexión, de pensar ante el teclado— le ayuden demasiado.

Papilio machaon

Papilio machaon

De cualquier forma, espero que os gusten las fotografías que acompañan a esta entrada. Sin ser realmente buenas, creo que a muchos os resultarán más ilustrativas que mis palabras a la hora de comprender qué diablos hace un informático cuando tuitea a la hora de comer aquello de «acaba de alzarse un alcaraván desde debajo de un algarrobo cercano…».

¡Salud!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Read Full Post »

Si hay un modo verbal en castellano con el que no me llevo bien es, sin duda alguna, el imperativo, máxime si viene en la forma de declamaciones grandiosas, que conminan a actuar con tanto apremio que no dejan lugar a la reflexión. Comprendo —no saben cuánto— que la común pasividad y el adocenamiento de buena parte de la sociedad puedan sacar de quicio a cualquiera que desee ver plasmados cambios que lo hagan acercarse a unos valores de justicia universal, pero la imposición no puede ser en modo alguno parte del camino a seguir para alcanzarlos, ya que esta precisamente es uno de los males a derrocar. Como en el “Canto a la libertad” del nunca suficientemente recordado José Luis Labordeta:

También será posible
que esa hermosa mañana
ni tú, ni yo, ni el otro
la lleguemos a ver,
pero habrá que empujarla
para que pueda ser.

Podré estar más o menos de acuerdo con lo anterior, pero a estas alturas y antes de que sigas divagando, Trotalomas —os diréis—, podrías explicar a qué viene semejante parrafada. Concreto, entonces. Pero tal vez no de inmediato, ya me conocéis, je, je.

Desde que tengo memoria he sentido una irrefrenable curiosidad por la naturaleza, por la ciencia y, en particular, por las ciencias que estudian la naturaleza. Entendiendo también que las actividades que desarrolla el hombre impactan en gran medida sobre ella, un sentimiento conservacionista me acompañó también desde siempre. No es de extrañar, además, siendo parte de una de las generaciones que creció cobijada bajo el ala de uno de los más grandes divulgadores que ha dado este país: Félix Rodríguez de la Fuente. Conforme pasaban los años, y aunque tanto por formación como profesionalmente he terminado siendo informático, seguía observando la naturaleza, sintiéndome vinculado a ella como un naturalista ciertamente aficionado pero no por ello menos apasionado y disciplinado en su estudio. Finalmente, como sabéis quienes seguís el blog, me adentré hace un par de años en una nueva aventura, la de estudiar Ciencias Ambientales por la UNED (ya que compaginar la vida laboral con el estudio de Biología en la universidad presencial se convertía en un reto harto dificultoso). Esta aventura me está deparando muy gratos momentos y ciertamente la estoy disfrutando, a mi parecer, más que si la hubiese emprendido sin haber estado estos años aprendiendo por mi cuenta, vinculado a personas que trabajan en pro de la defensa de la naturaleza y de la mejora de nuestro entorno, participando en asociaciones (muy particularmente en la Agrupación de Voluntariado Ambiental AUCA) donde he tenido oportunidad de aprender de mis compañeros, de trabajar manejando leyes, conocer las entretelas del urbanismo municipal, llevar a cabo actividades de educación ambiental, de anillamiento científico de aves, reforestando zonas degradadas o contribuyendo a extinguir incendios que hacían otro tanto con la vida en los bosques.

Durante estos años se han dado situaciones en las que enfrentados, por ejemplo, a un proyecto urbanístico que impactaría negativamente sobre un área protegida, los argumentos esgrimidos por miembros de otras asociaciones (con una fuerte componente ecologista, en este caso) restaban peso, que no validez, a los propios. Esto es, en un pleno municipal donde se está debatiendo la idoneidad o no del proyecto no es de recibo presentarse con una bolsa de tierra negra y esgrimirla como si de un arma se tratase para argumentar que los terrenos, no por baldíos, han de ser poco productivos: «¡Arena del desierto convertida en tierra fértil por la adición de restos de podas y limpieza de hojarasca! Existen técnicas que convertirían esas tierras de secano en tierra productiva de vega», argüía nuestro acompañante. Después de esta afirmación que no tiene en cuenta el equilibrio de los ecosistemas ni unas mínimas premisas en lo tocante a la edafología, a ver cómo dotas de peso lo que tenías pensado decir acerca de las repercusiones sociales y ambientales del proyecto, con datos correlacionados de proyectos de similares características en otras ubicaciones. Como suele decirse, con amigos así quién necesita enemigos.

A estas alturas habréis comprendido de qué va la entrada. Resulta más que comprensible que, en ocasiones, nos expresemos con vehemencia cuando vemos peligrar algo que amamos, sobre todo cuando ves que mucha gente permanece alienada por un sistema que ha sido diseñado precisamente para manejar con facilidad a las masas. Pero un discurso marcado por el alarmismo y que incita a la acción de forma irreflexiva está abocado al fracaso.

Uno de los colectivos que adolece de este problema es el de los animalistas, es decir, de personas y asociaciones que defienden los derechos de los animales. Obviamente cualquier generalización supone sesgar la verdad y dentro de cualquier agrupación hay personas muy válidas, sensatas y coherentes con sus ideas, pero la percepción que he ido adquiriendo del movimiento, en general, es la de que la histeria ha venido a sustituir a la vehemencia que mencionaba anteriormente. He llegado a darme de baja de listas de distribución de correo y a huir de grupos de este tipo en redes sociales básicamente por lo tremebundo y apremiante de los mensajes que enviaban. Mensajes donde la corrección ortotipográfica y la “netiqueta”, dicho sea de paso, brillaban por su ausencia. Para muestra, un botón (o varios, basados en mensajes reales):

LE SACRIFICAN MAÑANAN !!!! HEMBRITA JOVEN, PERRER MADRID !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Contacto para salvarle: xxxx@xxxmail.com DIFUNDE¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

-oOo-

ADOPCIÓN O SACRIFICIO!!! OS PEDIMOS AYUDA PARA DIFUNDIR Y ETIQUETAR A ESTA PRECIOSIDAD QUE VAN A MATAR.

-oOo-

Acabo de recibir este correo, por favor es muy urgente, la sacrifican mañana. Por favor, urgentísimo, confirmado por XXXXXXX hoy XXXXXXX.
Nadie se ha interesado por este pequeñajo. Le queda 1 día como mucho. Es verdad, no es para agilizarlo, es la puta realidad. Por favor ¿hay alguien que pueda ayudar a XXXX a sacarlo hoy de la perrera de XXXX en XXXXXXX? Se lo cargan YA¡¡
Contacto urgentísimo: XXXXXXXX xxxxxx @xxxxxmail.com TELEFONO: XXXXXXXX MUY URGENTE ¡¡¡ Lo sacrifican MAÑANA!!!—HOY

-oOo-

upps!!! no le deseo el mal a nadie pero el novillero se lo merece!!! Muy machito al principio y luego ????? Creo que solo el Toro le dio una probadita de lo que el siente durante toda su patetica y absurda feria Taurina!!! YO SI LE VOY AL TORO!!!

Aunque la intención sea más que loable, lo cierto es que la forma en que se lleva a cabo la difusión de información no puede ser más nefasta. Posiblemente quienes se encuentran dentro de ese círculo no perciben realmente el impacto que causa la forma en que transmiten las noticias, pero más de una persona puede sentirse intimidada y mostrarse entonces reacia a colaborar o a simpatizar con el mensaje y el mensajero: justo lo contrario de lo que se pretendía. Convendría recordar aquí el concepto de perfil psicográfico y cómo determina el modo en que reaccionamos ante algo novedoso, una propuesta o reto. Os remito, por ejemplo, al artículo de George Marshall en Yes! Magazine sobre las actitudes frente al cambio climático, “Why We Find It So Hard to Act Against Climate Change”.

Otra opción inadmisible es usar la violencia para dar visibilidad a las acciones de protesta o para alcanzar unos fines. Por ejemplo, la quema de campos de transgénicos por parte de activistas de Greenpeace les deslegitima. Uno puede estar más o menos de acuerdo con el uso de los trangénicos o plantear alternativas a su uso. Pero la violencia no engendra más que violencia y rechazo. Una buena argumentación bien documentada convencerá, o no, a una persona para que se sitúe en una postura en contra de los transgénicos, o del modelo de agricultura al que van ligados, o al sistema productivo en general, pero un acto delictivo solo da argumentos a quienes ven en él una muestra de intransigencia y fanatismo. No se trata de una tarea sencilla y no es susceptible de convertirse en simplista (ni por parte de quienes no desean los transgénicos ni por la de quienes los ven absolutamente necesarios para una población creciente): los transgénicos forman parte de un complejo sistema donde entran el modelo de sociedades actuales, el crecimiento poblacional, el incremento en el consumo de recursos per cápita, el modelo productivo… Su producción va ligada a una agricultura industrial que, por otro lado, también existe sin ellos y que forma parte del problema. Esa agricultura existe porque cada vez somos más humanos en el planeta y consumimos mayor cantidad de carne. Cada vez somos más porque se ha mejorado la sanidad, el acceso a los alimentos y a la energía. Pero el planeta es finito y se impone una decisión: dejar de crecer si ese crecimiento hipoteca el de las generaciones venideras o seguir haciéndolo y confiando en unos avances tecnológicos que no sabemos si se producirán o, en el caso de los existentes, qué repercusiones tendrá su uso sobre el entorno.

En definitiva, hay que informar, hay que crear opinión pública, hay que fomentar la crítica (incluyendo la autocrítica, por supuesto) y la formación de una población que sea capaz de entender a los científicos y exigir a sus políticos el cumplimiento de unas medidas que hagan posible la vida sobre el planeta en términos de justicia y equidad intergeneracional e interespecífica. Y para ello se hace necesario el uso de un lenguaje apropiado, sustentado en realidades y que despierte conciencias, no que las ahuyente.

Read Full Post »

Porque no queremos esto…

Nuestra energía

Nuestra energía...

... y algunas consecuencias.

... y algunas consecuencias.

Nuestras ciudades,

Nuestras ciudades,

¿nuestros hogares?

¿nuestros hogares?

Lo que nos falta.

Lo que nos falta.

Lo que nos sobra.

Lo que nos sobra.

Nuestras telecomunicaciones.

Nuestras telecomunicaciones.

Día Mundial del Medio Ambiente 2011. Solo con tu implicación es posible celebrarlo de otro modo.

Nota: Las fotografías provienen de:

Si eres el propietario de alguna de ellas y deseas que sea retirada del blog puedes indicármelo  a través del correo electrónico trotalomas (arroba) gmail (punto) com. Gracias.

Read Full Post »

José Luis Sampedro, magnífico como siempre: “No estamos educados para pensar”.

“El poder existente, que hoy es el poder económico, domina a los medios de información e inculca a la gente las ideas por los medios de información.”

Hoy ha quedado claro este hecho. En las manifestaciones por una democracia verdadera que se han venido celebrando en toda España los medios de comunicación no han dado cobertura a la noticia. Hace poco periodistas de toda condición y pelaje se quejaban mediante la iniciativa #sinpreguntasnocobertura de la postura que estaban adoptando últimamente los famosos (deportistas, estrellas televisivas o políticos, entre otros) de no responder a preguntas en las ruedas de prensa. ¿Dónde estaban hoy los periodistas que reivindicaban el derecho a la comunicación, a acceder a la noticia y darle difusión?

Gracias a Internet, a las redes sociales, hoy día es posible dar a conocer estos acontecimientos aunque los grandes medios periodísticos lleven a cabo una censura encubierta, una negación de la noticia como la de hoy. Y es que, gracias a esto, #sincoberturanoprensa… ¿Sois necesarios?

#15m #15mani

Read Full Post »

Older Posts »