Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘estudio’

Cuando estaba como naturalista a bordo del Beagle, buque de la marina real, me impresionaron mucho ciertos hechos que se presentan en la distribución geográfica de los seres orgánicos que viven en América del Sur y en las relaciones geológicas entre los habitantes actuales y los pasados de aquel continente. Estos hechos, como se verá en los últimos capítulos de este libro, parecían dar alguna luz sobre el origen de las especies, este misterio de los misterios, como lo ha llamado uno de nuestros mayores filósofos. A mi regreso al hogar ocurrióseme en 1837 que acaso se podría llegar a descifrar algo de esta cuestión acumulando pacientemente y reflexionando sobre toda clase de hechos que pudiesen tener quizá alguna relación con ella. Después de cinco años de trabajo me permití discurrir especulativamente sobre esta materia y redacté unas breves notas; éstas las amplié en 1844, formando un bosquejo de las conclusiones que entonces me parecían probables. Desde este período hasta el día de hoy me he dedicado invariablemente al mismo asunto; espero que se me puede excusar el que entre en estos detalles personales, que los doy para mostrar que no me he precipitado al decidirme.

Tal día como hoy, hace 152 años (la nada en una escala de tiempo evolutivo), Charles Robert Darwin publicó un libro que generaría una gran polémica en su época y sobre el que se sigue debatiendo hoy día: El origen de las especies por medio de la selección natural. Un libro que aúna ciencia y literatura, y al que os recomiendo acercaros por lo apasionante que resulta su lectura.

Por eso, y porque otro 24 de noviembre, este de 1974, se descubrieron los restos de Lucy, se celebra hoy el Día del Orgullo Primate haciendo así patente la inmensa diversidad biológica en un ejercicio de hermanamiento biológico con nuestros “hermanos”, los otros primates, y el resto de especies.

¡Feliz día, mis homínidos lectores! ¡Un brindis para celebrarlo y adelante la música, “My Brother the Ape” por They Might Be Giants!

Para saber más:

Y algunas entradas antiguas en mi blog Homo libris:

 

Read Full Post »

El mayor “problema” de estudiar algo que te apasiona es que te encuentras rodeado del mismo. El medio ambiente lo es todo, no solo nos rodea sino que formamos parte del mismo, y así resulta que puedes contemplar aterrado (máxime cuando tu hermana trabaja allí, en un hospital que se ven obligados a desalojar) cómo en Lorca caen los edificios por la sacudida de un terremoto y su fuerte réplica y maravillarte al encontrar mapas sísmicos de la Península Ibérica y contemplar las fallas que recorren esa región o la de mi queridísima Granada, recordando lo que te gustó la Geología de primero de carrera o reflexionando en torno a la construcción de los edificios y la necesidad de previsión ante los riesgos naturales. Así, si te encuentras estudiando y percibes por el rabillo del ojo un ligero movimiento que no está causado por tus gatos o tu pareja, lo más probable es que seas complaciente contigo mismo (“al fin y al cabo, es parte de nuestro entorno, voy a ver de qué se trata”) y te dediques a distraerte con el vuelo de una mosca… o de una mariposa.

Una de mis últimas distracciones a este respecto ha sido dedicarme a sacarle unas fotos a una polilla pluma (muy probablemente una Emmelina monodactyla) que encontré parada en una pared cercana a casa. Este lepidóptero de la familia Pterophoridae es la polilla pluma más abundante del continente europeo, pero su abundancia no le resta interés por lo curioso de su morfología. Sus alas, a diferencia de las de otros lepidópteros, están divididas en varias secciones, en dos las alas anteriores y en tres las posteriores, permitiéndole plegarlas cuando está en reposo hasta adoptar su característica forma de T. Además, su aspecto plumoso es el que le da nombre vernáculo.

La Emmelina aprendiendo a leer.

La Emmelina aprendiendo a leer.

Cual avioneta lista para el despegue.

Cual avioneta lista para el despegue.

Como puede observarse en la fotografía, otra de las características más llamativas de la polilla pluma son los grandes pares de “espolones” que pueden observarse en sus patas. Es posible encontrar a ejemplares adultos durante todo el año, aunque da lugar a un par de generaciones completas al año entre marzo y septiembre. Las larvas son fitófagas y sus alimentos preferidos incluyen algunas plantas de la familia de las convolvuláceas (como la extendida y conocida correhuela) y las solanáceas (entre las que encontramos al no menos común estramonio).

Atención a los espolones. Ni un gallo, oiga.

Atención a los espolones. Ni los de un gallo, oiga.

No me mires así, que ya terminamos la sesión fotográfica.

No me mires así, que ya terminamos la sesión fotográfica.

Bueno, vuelvo a mis “Técnicas de investigación social para estudios medioambientales”… si bien interesantes, no tan apasionantes. ¡Feliz domingo!

Read Full Post »

El primero de los ejercicios del “Curso de periodismo ambiental” que estoy haciendo proponía un estudio y reflexión del siguiente vídeo, que me encantó:

Hoy es el Día de la Tierra, y la lectura de otra carta debería hacer que nos preguntásemos: ¿deseamos vivir o sobrevivir?

Read Full Post »

¿Eres un studyholic? Yo he llegado a preguntármelo estos días cuando, tras el periodo de exámenes, he continuado estudiando y he empezado varios cursos de desarrollo informático en paralelo y estoy deseando que llegue el próximo lunes para que dé comienzo el curso de periodismo ambiental en el que me he inscrito.

Está claro que la formación es una necesidad que, en nuestros días, no se queda en la etapa meramente académica sino que se proyecta a lo largo de toda la vida profesional de cada uno de nosotros. Sin embargo, más allá de este hecho, estudiar (más aún, aprender) es un verdadero placer. El otro día suspiraba porque fuese un trabajo y, acto seguido, caí en que ese placentero trabajo existe: la investigación. Me consta que, una vez dentro, no es un trabajo sencillo y que en muchas ocasiones está rodeado de espinas. Es un ambiente competitivo en muchos casos, aunque “desde fuera” se me antoja que lo que debería primar es la colaboración antes que el interés propio.

Pero bueno, no me iré por los cerros de Úbeda a trotar, sino que intentaré centrarme en lo que pretendía contar en esta  entrada. He recopilado algunas de las fuentes relacionadas con la formación (en el ámbito medioambiental) que he consultado en los últimos tiempos y quería compartirlas con vosotros por si a alguien pudiera interesarle alguno de los cursos, charlas o conferencias que se imparten, incluso en muchas ocasiones de forma gratuita.

La Fundación Cristina Enea viene organizando junto a la Fundación Asmoz un Curso de Periodismo Ambiental (online) que, el año pasado, por descubrirlo demasiado tarde, no pude realizar aunque me llamó mucho la atención. Este año, previa alerta en mi agenda y reserva de tiempo respecto a las asignaturas en que me matriculé este segundo cuatrimestre, he decidido hacerlo. Podéis echarle un vistazo por si os interesa, ya que además desde la Fundación Asmoz organizan varios cursos con la UNED (lástima que no haya sido así con este). Ya os iré contando algo más sobre el curso conforme pase el tiempo y, por supuesto, cuando lo finalice.

Si residís en Andalucía, la Junta a través de la Consejería de Medio Ambiente tiene un plan propio de Educación y Voluntariado Ambiental con los que podréis acceder a cursos y charlas, así como participar en actividades de voluntariado de lo más interesantes. Es posible consultar algunas de estas acciones formativas a través de su web.

El Instituto Geológico Nacional oferta cursos bastante demandados y de lo más interesantes a través de su página oficial. Si queréis saber de SIG, cartografía o teledetección, ahí tenéis una buena oportunidad de aprender.

La Comunidad ISM también tiene una agenda de lo más nutrida con actividades de formación y charlas, además de noticias y blogs de actualidad ambiental. Y en Fundación Biodiversidad podéis realizar búsquedas de cursos ya que participan en la organización de muchos de ellos.

También los “cursos 0” u Open Course Ware (OCW) que ofrecen muchas universidades son de lo más interesantes. Son páginas desde las cuales es posible descargar materiales de clase, apuntes y actividades para aproximarnos al estudio de una materia o profundizar en su conocimiento de forma autónoma pero guiada por un plan de estudio determinado. Algunos de estos cursos abiertos podéis encontrarlos en la UNED, la Universidad de Murcia, la de Granada y en tantas otras. En la web de Universia hay un buscador de este tipo de cursos “OCW”.

Y muchas más opciones que iremos recopilando poco a poco. No están todas las que son, pero sí que son todas las que están. Entre las mejores lecciones se encuentran, por supuesto, vuestros increíbles blogs, que tanto me enseñan día tras día. ¡Gracias por cuanto compartís a través de ellos!

¡Salud!

Read Full Post »

Hay gente que se entretiene hasta con el vuelo de una mosca, y la verdad es que en ocasiones esto es algo que se da de una forma total y absolutamente literal. Andaba yo demorando un poco el momento de ponerme a estudiar (no por falta de ganas ni de necesidad de ello, sino porque tras diez horitas de trabajo no viene uno con mucho ánimo para nada, por mucho que le atraigan las asignaturas que ha escogido el presente año), y me he encontrado con una oportunidad de oro para ocupar un poco del tiempo de ocio, aprovechándolo además para acercarme a uno de los frentes que más interesantes me parecen de cuantos tengo abiertos este año: la entomología aplicada.

Ya de niño me gustaba especialmente el mundo de los insectos. Tan cercano y apasionante como accesible, variopinto gracias a que la diversidad de especies es sencillamente abrumadora, antaño dediqué muchas horas y deliciosos esfuerzos en la captura y catalogación de cuanto bicho con tres pares de patas se ponía a mi alcance. Pasaron los años y, a pesar de que ni la pasión por estos animales ni por el estudio de la naturaleza decreció un ápice, me vi abocado a estudiar y dedicarme profesionalmente a otros menesteres. Durante este tiempo mantuve viva una afición que fue creciendo y derivó por otros derroteros más cercanos al ecologismo y a la sensibilización medioambiental, aunque esto es otra historia que merece, tal vez, ser narrada en otra ocasión. Volviendo a lo que os decía, los insectos me gustaron siempre y, a pesar de que en los últimos años he centrado mis particulares investigaciones en las aves, la asignatura de Entomología Aplicada que curso este año ha hecho que me reconcilie con el pequeño universo de estos artrópodos (lo que empieza a dejarse notar en las fotografías que de la Dehesilla he ido subiendo a blog en pasadas entradas).

El caso es que, como os decía, estaba dispuesto a ponerme a estudiar cuando me he encontrado con una pequeña sorpresa en la lámpara. Mi pareja la había visto rondar por la casa el día de antes, y ahora se ponía al alcance de mi objetivo. ¿Cómo dejar pasar la oportunidad?

Nuestra mosca de la fruta parece gustar de la luz de la lámpara de estudio.

Nuestra mosca de la fruta parece gustar de la luz de la lámpara de estudio.

La que veis aquí es, en su hermosura, un temible enemigo para los agricultores. Se trata de la Ceratitis capitata, la mosca de la fruta. Su origen se encuentra en la costa occidental de África, aunque a día de hoy es fácil de encontrar en cualquier lugar del mundo (especialmente en zonas de climas templados, subtropicales y tropicales) gracias a que el comercio de frutas facilitó su dispersión.

En el caso que os ocupa se trata de una hembra (esta especie presenta dimorfismo sexual en las antenas, que terminan en una banda negra en el caso del macho), que se ha mostrado de lo más complaciente y tranquila mientras le sacaba algunas fotografías. Aunque sepamos que puede constituir una plaga para la agricultura, no se puede negar la belleza del ejemplar, ¿verdad?

Posando tan tranquila en el techo (fotografía invertida).

Posando tan tranquila en el techo (fotografía invertida).

Sí que invitaría a pensar sobre la repercusión que tienen las especies invasoras sobre las producciones agropecuarias y, sobre todo, alterando los ecosistemas donde se asientan, donde pueden desplazar a especies locales al entablar con ellas una competencia por la obtención de recursos al no contar, habitualmente, con depredadores naturales que limiten su crecimiento. Suelen ser especies oportunistas, y son capaces de ponernos en jaque con facilidad.

Nuestra Ceratitis capitata cuenta, en todo caso, con enemigos naturales como algunos bracónidos, pequeñas avispas que la parasitan depositando sus huevos sobre las larvas de aquella. Recordemos que siempre será preferible llevar a cabo un correcto manejo integrado de plagas, facilitando el desarrollo de estos insectos beneficiosos que atacan a los no deseados antes que recurrir al tratamiento de los frutales con cualquier tipo de biocida.

Ceratitis capitata, pensando si el largo verano, que no termina, dará para otra puesta.

Ceratitis capitata pensando si el largo verano, que no parece terminar, dará para otra puesta.

Y ahora sí, me voy a estudiar… hasta que otra mosca pase volando buscando mi perdición.

Read Full Post »