Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘entomología’

De cuando en cuando viene bien desconectar del trabajo, de la rutina, y conectar con los sentimientos y la pasión. Hay afortunados para quienes todo esto va junto y hacen de su pasión su forma de ganarse la vida. Yo estoy a medio camino y, aunque me gusta enormemente el mundo digital en el que me muevo a diario (eso sí, me gustaría dar unos pasos dentro del mismo hacia otro sector en el que sí me encontraría como pez en el agua y podría dedicar días y noches sin dormir gustosamente a esos menesteres), como imaginaréis la pasión va por otros derroteros; sendas poco holladas, campo a través, trotando lomas para descubrir universos ocultos dentro de nuestro mundo.

Boquete de Zafarraya.jpeg

De Málaga a Granada, pasando el «Boquete de Zafarraya»

WhatsApp Image 2018-10-07 at 12.24.14 (1)

 Así fue fue como el pasado fin de semana me dirigí al entorno del pantano de los Bermejales, en Granada, para participar en el taller de macroinvertebrados que se impartía dentro del Programa Andarríos que tanto nos está enseñando sobre nuestros ecosistemas acuáticos en Andalucía y en el que AUCA, la agrupación de voluntariado ambiental de Santa Fe

, participa desde hace once años.

El taller se desarrolló a lo largo de la tarde del viernes y durante toda la jornada del sábado, incluyendo sesiones teóricas, prácticas de laboratorio y una salida de campo que disfrutamos como niños en un entorno fluvial cuidadísimo (y que siga así) por las familias de invertebrados que fuimos capaces de identificar en sus aguas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aprovecho para enviar desde esta humilde loma saludos a toda la compañía y, especialmente, a Alfonso y a Matu, cuya labor al frente de Andarríos resulta tan encomiable y donde se ve que, además de su indudable profesionalidad, se dejan la piel porque les encanta, y a mis compañeros de AUCA.

Read Full Post »

Aunque espero estar de vuelta dentro de unas semanas, no he podido evitar dejaros unas refrescantes imágenes estivales. Son de mi último par de salidas por el parque periurbano de Santa Fe, y alguna de la huerta (las del abejorro carpintero o abejorro azul de la madera) como suplemento alimenticio.

Espero que, entre incendio e incendio (tanto forestales como anímicos ante tanta estulticia política), estéis disfrutando del verano.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Saludos trotalomescos.

Read Full Post »

Por fin viernes

Llega una vez más el viernes, y ante el fin de semana que se aproxima os dejo con algunas fotografías y con una canción que podría ser himno de naturalistas y, particularmente, de entomólogos. 🙂

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Buen fin de semana.

Read Full Post »

Encuentro saludable el hallarme solo la mayor parte del tiempo. Estar en compañía, aunque sea la mejor, se convierte pronto en fuente de cansancio y disipación. Me encanta estar solo. Nunca encontré una compañía tan compañera como la soledad. Casi siempre solemos estar más solos cuando estamos entre los hombres que cuando nos quedamos en nuestras habitaciones. Un hombre que piensa o trabaja está siempre solo, encuéntrese donde se encuentre. La soledad no se mide por las millas espaciales que separan a un hombre de sus semejantes.
[…]
Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente, enfrentar solo los hechos esenciales de la vida, y ver si no podía aprender lo que ella tenia que enseñar, no sea que cuando estuviera por morir descubriera que no había vivido.

Henry D. Thoreau, Walden. La vida en los bosques.

Aunque el título podría aludir a un modo de vida francamente menos agradable, que parece ser el que la clase política y sus tecnócratas tienen destinada a los españolitos que no puedan pagar su hipoteca y vean embargada su vivienda y perdido su hogar, lo cierto es que en el Día Internacional de la Biodiversidad y como regreso al blog después de mucho tiempo sin escribir (y que os debía a quienes os preguntabais por mis veladas alusiones a cierto parque en Twitter), no tengo pensada una entrada en modo alguno triste, o eso espero.

Ha transcurrido casi un mes y medio desde que escribí por última vez algo por aquí, y en aquella ocasión simplemente dejé un aviso sobre el curso de rastreo que estaba preparando mi buen amigo Alberto y que, así entre nosotros, estuvo genial. De hecho, si os pica la curiosidad, es posible leer algo más sobre el mismo en el artículo que le dedicó el diario Ideal de Granada y el reportaje que publicaron en su revista sobre naturaleza Waste Magazine.

Issidae (ninfa)

Issidae (ninfa)

A lo largo de este tiempo he pensado en numerosas ocasiones que tenía que contar algo; sobre lo que vi en algún viaje a Córdoba, acerca de las últimas noticias que nos avasallan día a día o respecto a alguna ocurrencia de las mías como trotalomas y un poco trotamundos. Pero finalmente no lo he hecho dejándome llevar, tal vez, por el hastío que se ha ido apoderando de mí últimamente hasta abarcar prácticamente cualquier parcela de mi vida. No sé cuál es el origen, si bien intuyo un par de fuentes posibles, y solo sé que únicamente consigo sentirme bien cuando logro desconectar de mis obligaciones; de Internet, de los ordenadores, de los libros de estudio. Lo consigo cuando salgo al campo y “pierdo” el tiempo mirando cómo transportan comida unas hormigas, me encuentro fortuitamente ante una culebra de escalera que parece querer hipnotizarme con su mirada o estoy, simplemente, en casa tranquilo con mi Azote, volviendo a descubrir el sonido de la risa.

Sea como fuere, no me gusta esta sensación. Solo respiro tranquilo a lo largo del día cuando logro sentir que el tiempo se escurre entre mis dedos en tanto logro fijarlo en instantáneas que me permiten evocar el sueño de ser naturalista.

Entorno forestal en el PTA

Entorno forestal en el PTA

Últimamente me echo al monte cada mediodía. Al parque realmente, he ahí el título de la entrada, y almuerzo entre árboles, disfrutando de las evoluciones de los pájaros entre el rítmico balanceo de las ramas movidas por el viento, solo con mis pensamientos, con un libro (ahora, casualmente, Walden Dos, que está empezando a crearme la necesidad de releer el libro de Thoreau) o con mis queridos odonatos que acudo a contemplar a un estanque cercano siempre que puedo.

Anax parthenope macho

Anax parthenope macho (con caracteres juveniles)

Sympetrum fonscolombii macho

Sympetrum fonscolombii macho

Finalmente la entrada no sé si transmite tristeza, pero sí que me da la sensación que resulta melancólica. No sé cuándo volveré a escribir (tenemos los exámenes a la vuelta de la esquina y lo cierto es que no estoy contento con lo que llevo estudiado ni con lo que he aprendido este año, así que me asaltan continuamente las ganas de dejarlo todo para septiembre y estudiar en verano, tal y como se merece lo que tengo entre manos, si bien esto supondría robar tiempo a lo que quería adelantar para el año próximo) y, si bien no creo que el blog merezca este silencio continuado, tampoco estoy seguro de que estas idas y vueltas esporádicas —sin mucho donde rascar más allá del mero ejercicio de reflexión, de pensar ante el teclado— le ayuden demasiado.

Papilio machaon

Papilio machaon

De cualquier forma, espero que os gusten las fotografías que acompañan a esta entrada. Sin ser realmente buenas, creo que a muchos os resultarán más ilustrativas que mis palabras a la hora de comprender qué diablos hace un informático cuando tuitea a la hora de comer aquello de «acaba de alzarse un alcaraván desde debajo de un algarrobo cercano…».

¡Salud!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Read Full Post »

La naturaleza nos habla mediante señales, pero no siempre sabemos escucharla, no siempre conocemos cómo interpretarlas. Hay veces que nos habla en alta voz; mediante  la flora y fauna presentes —y ausentes— en un determinado ecosistema o las consecuencias visibles de la contaminación ambiental, por ejemplo. Pero en muchas ocasiones lo hace con mayor sutileza, vemos aquello que no está o, más bien, el rastro que dejó a su paso.

Imagen

A todos nos resulta familiar la figura del piel roja postrado sobre el suelo siguiendo la pista a la caza del bisonte, del rastreador blanco tras la del indio o el montaraz Aragorn determinando que los hobbits Pippin y Merry han sido raptados por los orcos en El Señor de los Anillos. Aunque parezca de película, lo cierto es que la figura del rastreador de fauna existe, ya que muchos animales habitualmente son escurridizos y no se dejan ver con facilidad, y saber determinar las especies que existen, aun cuando no podemos verlas, o conocer cómo podemos obtener más información sobre ellas (por ejemplo, mediante el fototrampeo) es una labor que conviene conocer para cualquier zoólogo, naturalista o amante de la naturaleza en general.

Por eso me alegró tanto saber que Alberto (algunas de cuyas andanzas habéis podido leer en este blog en el pasado) se disponía a impartir un curso de rastreo técnico de fauna en la sede de Auca, nuestra querida Asociación de voluntariado ambiental de Santa Fe. Será el próximo fin de semana, 20, 21 y 22 de abril de 2012 en el Centro de Estudios Ambientales de esta granadina localidad, en horario de 17:00 a 20:30 el viernes, 10:00 a 14:00 y 17:00 a 20:30 el sábado, y salida de campo el domingo por la mañana.

Si estáis en Granada ese fin de semana y os animáis a participar, allí nos veremos. Os dejo con el cartel del curso, donde puede encontrarse una información más detallada sobre el mismo.

Imagen

Nota: Edito para incluir el enlace al evento del curso en Facebook, por si Alberto incluye allí más información (10/04/2012).

Read Full Post »

Tras dos meses sin publicar, el periodo más dilatado desde que creé el blog, lo cierto es que lo echo de menos tanto como temo hacerlo.

Echarlo de menos es lo más normal del mundo cuando tanto me ha aportado a todos los niveles. Uno de los más importantes ha sido el de permitirme compartir estas andanzas con todos vosotros, quienes lo leéis siempre, o con cierta frecuencia, o llegasteis por casualidad y os quedasteis a compartir un poco de vuestro tiempo, pero el que más, sin duda alguna, es el aprendizaje que día a día, error o acierto mediante, me ha aportado la escritura de estas entradas y el complemento de vuestros siempre imprescindibles comentarios.

En cuanto al temor, no es otro que el de no estar preparado. En los últimos meses todo a mi alrededor ha sido un no parar, un cúmulo de situaciones que me han impedido estar aquí, no por falta de tiempo (o no solo por eso) sino, sobre todo, por hacerme sentir vacío, sin nada que contar. Poco a poco va cambiando esto, y uno de los síntomas favorables ha sido que he vuelto a leer con regularidad. Aun cuando —bien lo sabéis— otras pasiones me mueven, lo cierto es que la lectura es mi más fiel instrumento de medida anímica. Si no leo apenas, mal vamos. Pero en estos últimos días he devorado cuatro o cinco libros, el runrún del motor de Homo libris se deja notar de nuevo y durante este largo fin de semana, con puente por el Día de Andalucía incluido, he hecho alguna que otra escapada campestre (por áreas cercanas, como en ocasiones las he llamado y que, a este paso, van a requerir de una sección propia en el blog, como «entradas ruderales»). Así que, corriendo el riesgo de seguir descontento con cuanto escribo, de sentir que no plasmo como quisiera lo que veo o siento, voy a lanzarme al vacío. Puede que dentro de dos o tres entradas vuelva a mi agujero por un tiempo indeterminado o que vuelque en el blog cuanto no he hecho en los últimos meses y escriba con desenfreno. Todo puede pasar (ya no me arriesgo a apostar por nada), pero si seguís ahí lo descubriréis en breve.

Por lo pronto, os dejo con un particular adelanto. Ayer estuve en un paraje cercano, de la vega del Guadalhorce, y me encontré, sin buscarlo, con unos tarajes (Tamarix sp.) repletos de ootecas de Mantis religiosa. Algunas, viejas, con muestras de la eclosión de los huevos y salida de estos insectos. Otras, intactas y esperando a la primavera para abrirse a la vida (con estas temperaturas, eso ocurrirá muy pronto). En un trayecto lineal de apenas un kilómetro pude contar más de 20 ootecas, como os digo, sin buscarlas más que barriendo un poco los árboles con la mirada.

Como colofón, al final os dejo una ooteca de Iris oratoria que encontré muy, pero que muy cerquita de casa, el pasado sábado.

Ooteca de Mantis religiosa
Las ootecas se observan a simple vista, en la parte superior de los tarajes.
Ooteca de Mantis religiosa

Con algo más de detalle.

Ooteca de Mantis religiosa

Más aún...

Ooteca de Mantis religiosa

Ooteca ya abandonada.

Ooteca de Mantis religiosa

Ooteca de Mantis religiosa

Ooteca de Mantis religiosa

Ooteca de Mantis religiosa

Ooteca de Mantis religiosa

Ooteca de Mantis religiosa

Ooteca de Mantis religiosa

Ooteca de Mantis religiosa

Ooteca de Mantis religiosa

Ooteca de Mantis religiosa

Ooteca de Mantis religiosa

Ooteca de Mantis religiosa

Ooteca de Mantis religiosa

Ooteca de Iris oratoria

Ooteca de Iris oratoria, prácticamente una extensión de la roca...

Ooteca de Iris oratoria

Ooteca de Iris oratoria, desde otra perspectiva.

Read Full Post »

Ladislas Starevitch, nació en Moscú, hijo de padres polacos, y desarrolló una más que interesante carrera cinematográfica tanto en su país natal como en Francia, lugar al que trasladaría su residencia tras la Revolución rusa. Trabajando en el Museo de Historia Natural de Korvo, Starevitch comenzaría a documentar la vida de los insectos usando imágenes en movimiento y sus primeros experimentos con la animación le llevarían a utilizar modelos realistas de ciervos volantes y a recrear sus acciones uniendo imágenes paso a paso, con la cinematográfica técnica del stop motion.

Starevitch rodó numerosas películas y cortos de animación en los que la sátira social constituye el principal leitmotiv y, aunque prácticamente toda su filmografía resulta interesante, hoy quería compartir con los lectores del blog, por su temática, esta Navidad entomológica que regaló a los rusos hace casi cien añitos de nada. Espero que lo disfrutéis.

Actualización a 03/01/2012:

Algunos conocidos de Twitter aportaron otras referencias sobre este corto. Por un lado, Entomoblog habló sobre él hace tres añitos y Almudena escribió una interesante entrada sobre el autor del mismo.

Read Full Post »

Older Posts »