Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Colaboraciones’

La naturaleza nos habla mediante señales, pero no siempre sabemos escucharla, no siempre conocemos cómo interpretarlas. Hay veces que nos habla en alta voz; mediante  la flora y fauna presentes —y ausentes— en un determinado ecosistema o las consecuencias visibles de la contaminación ambiental, por ejemplo. Pero en muchas ocasiones lo hace con mayor sutileza, vemos aquello que no está o, más bien, el rastro que dejó a su paso.

Imagen

A todos nos resulta familiar la figura del piel roja postrado sobre el suelo siguiendo la pista a la caza del bisonte, del rastreador blanco tras la del indio o el montaraz Aragorn determinando que los hobbits Pippin y Merry han sido raptados por los orcos en El Señor de los Anillos. Aunque parezca de película, lo cierto es que la figura del rastreador de fauna existe, ya que muchos animales habitualmente son escurridizos y no se dejan ver con facilidad, y saber determinar las especies que existen, aun cuando no podemos verlas, o conocer cómo podemos obtener más información sobre ellas (por ejemplo, mediante el fototrampeo) es una labor que conviene conocer para cualquier zoólogo, naturalista o amante de la naturaleza en general.

Por eso me alegró tanto saber que Alberto (algunas de cuyas andanzas habéis podido leer en este blog en el pasado) se disponía a impartir un curso de rastreo técnico de fauna en la sede de Auca, nuestra querida Asociación de voluntariado ambiental de Santa Fe. Será el próximo fin de semana, 20, 21 y 22 de abril de 2012 en el Centro de Estudios Ambientales de esta granadina localidad, en horario de 17:00 a 20:30 el viernes, 10:00 a 14:00 y 17:00 a 20:30 el sábado, y salida de campo el domingo por la mañana.

Si estáis en Granada ese fin de semana y os animáis a participar, allí nos veremos. Os dejo con el cartel del curso, donde puede encontrarse una información más detallada sobre el mismo.

Imagen

Nota: Edito para incluir el enlace al evento del curso en Facebook, por si Alberto incluye allí más información (10/04/2012).

Read Full Post »

Lectores y amigos, en estas entrañables fechas a Darwin, a Trotty y a mí nos gustaría felicitaros unas fiestas que estaréis pasando, esperamos, en compañía de vuestros seres más cercanos y queridos. Como son tiempos de reencuentros, de compartir y regalar (aunque más nos valdría que fuese así todo el año), no quería aparecer por aquí sin traeros un pequeño gran detalle y mostrar mi agradecimiento.

El día 24 de diciembre aparecía el nº 2 de una revista que nació hace solo un par de meses de la ilusión de mucha gente buena, válida y comprometida: Journal of Feelsynapsis. Aunque unidos por el ánimo de divulgar la ciencia, posiblemente los esfuerzos no se habrían dirigido en una misma dirección si no hubiera sido por el afán de Enrique Royuela, el editor-maquetador-inspirador-animador-y-tantas-cosas-más de la que llamamos cariñosamente “JoF”. A él va dirigido mi agradecimiento por haber contado conmigo (aún me pregunto en qué momento le falló la lucidez a este hombre ;)) para contribuir siquiera un poquito en el avance de la revista.

Darwin llega a casa por Navidad.
Darwin llega a casa por Navidad.

En el segundo número de Journal of Feelsynapsis se incluye, como digo, un artículo de un servidor sobre biogeografía. Os recomendaría leerlo cuando llevéis devorada aproximadamente la mitad de JoF. A esas alturas la calidad del resto de los artículos hará imposible que abandonéis la lectura, y la otra mitad restante os ayudará a olvidarlo. 🙂

Hasta el momento, y debido a una temporal desconexión de la red, no he leído más que algunos artículos: os recomendaría sin dudar el de “Nativos digitales” de Teresa Ferrer o el de “Imprinting. Amor a primera vista” de Jesús David Tavira, y si no hiciera frío os invitaría a lanzaros al mar ahora mismo para visitar el bosque del que nos habla Santiago Campillo. Pero no puedo recomendaros estos artículos porque aún me quedan por leer muchos y a buen seguro que todos ellos os van a entusiasmar.

Os dejo con la revista, eso sí, sin olvidar a Copépodo y entrechocar con él un rico durián. Ya nos hablaba en su bloj de la durianidad (y si no lo leísteis, os recomiendo salir pitando para allá y disfrutar de su artículo) y tuvo la gentileza de enviarme un par de trocitos del durián empaquetado que le trajo un amigo. Como un servidor es todo un caballero, no me queda otra opción que agradecerle el envío, si bien es cierto que posiblemente no compre tan suculento fruto si me lo encuentro expuesto algún día entre otros. Mucho me temo que ni los colonos de la isla Lincoln tendrían a bien alimentarse de él, y solo Jup haría una excepción según vaticina la propia entrada de nuestro Copépodo preferido.

El durián tiene un olor y sabor peculiares. No está malo… pero tampoco bueno. Ni lo odias ni lo amas, o al menos a mí me ha ocurrido así: no sé si me gusta o lo detesto. A Lycisca (aka Azote ortográfico) sí que le gustó. Es lo que tiene ser menos dubitativa que yo, que al menos tiene claro su parecer sobre el durián. 🙂

Lo dicho, os dejo ya con el segundo número de Journal of Feelsynapsis (en línea o para su descarga en PDF) antes de que empiece a divagar. Disfrutadlo, pasadlo bien estos días y sed felices.

Read Full Post »

No soy demasiado amigo de las redes sociales y lo cierto es que, de entre las que mantengo cuenta operativa, Twitter es la única que me convence. Cuando me abrí mi primera cuenta años atrás no terminé de verle la gracia; mensajitos cortos, muchos sin demasiada enjundia, pululando por la red. Lo dejé estar durante un tiempo y finalmente, hace tan solo unos meses, comencé a usarlo hasta que ha llegado a convertirse en una de mis mayores fuentes de información y de establecimiento de contactos de todo tipo. Desde autores de blogs con quienes ya tenía relación anteriormente y, gracias a Twitter, he podido ahondar en ella, hasta multitud de nuevos contactos, personas inteligentes, ingeniosas, atrevidas, comunicativas, que me enriquecen y enseñan cada día.

Bueno, yo colaboraré. 🙂

De entre estos últimos, primero a través de su perfil de Twitter y, como siempre que hay una página web o un blog detrás, gracias a sus textos, fui conociendo a @eroyuela, Quique para los amigos y “Jefe” para más de uno por algo que ahora os contaré. Hace apenas unas semanas me invitaba a, si me apetecía, una aventura singular, a colaborar en un proyecto cargado de ilusión y de lo más interesante: la publicación de una revista de divulgación científica, gratuita, y que estaría disponible en la red: Journal of Feelsynapsis. Quienes me conocéis estaréis en lo cierto acerca del tiempo que me llevó pensar en la propuesta: ninguno. Decididamente sí, colaboraría. Máxime encontrándome, como me he encontrado, con un equipo multidisciplinar, ilusionado, con un potencial para quitarse el sombrero y una calidad humana de las que hacen a uno sentirse orgulloso de estar ahí, aprendiendo de todos ellos.

Del primer número de Journal of Feelsynapsis podría deciros que está en la imprenta si no fuese porque aparecerá en formato electrónico y probablemente donde estará ahora será en la memoria del ordenador de Quique, que está trabajando a pleno rendimiento en la edición. Falta poco, muy poco, para que vea la luz, y el aspecto que presenta no puede ser mejor. Hace unos días nos permitía vislumbrar algo de lo que nos espera en la revista en una entrada de su blog, y hoy quería anunciar desde aquí el proyecto, recomendaros la revista, claro está, y anunciaros que tras este mesecillo de parón (ciertamente relativo, porque en Homo libris sí que he podido publicar alguna de las múltiples entradas que tengo pendientes) espero poder retomar la escritura en el blog de una forma más continuada. Os dejo ahora con algunas páginas de la revista.

Y ahora, mientras aparece el primero de los números de esta prometedora publicación (os avisaré tanto en el blog como a través de la cuenta de Twitter, @Trotalomas), os invito a disfrutar con los blogs de algunos de sus autores:

Y muchos más que, a estas horas de la noche, seguro que se me han quedado en el tintero. Aviso para navegantes: ¡actualizaré la lista!  😉

Feliz lectura.

Actualización a 2/11/2011: Ya está disponible el primer número de la revista. ¡A disfrutarlo! 🙂

Read Full Post »

Ratonero sobre línea eléctrica.

Ratonero sobre línea eléctrica.

Esta entrada viene a complementar la que a principios del mes de agosto traía al blog de la mano de Alberto. En ella nos hablaba de la problemática coexistencia de las líneas de baja tensión y las aves de nuestros campos. Al final de su exposición nos invitaba a denunciar ante el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) la aparición de cadáveres de aves bajo los tendidos, muertas por choque o electrocución. Así, dentro de las actividades que venimos desarrollando desde la Agrupación de Voluntariado Ambiental de Santa Fe, Auca, un colectivo que trabaja en pro de la defensa del medio ambiente y el mundo natural desde hace casi tres lustros, se encuentra la notificación a las autoridades competentes de hechos como los narrados. Desde Auca enviamos la siguiente nota de prensa a los medios y la acogida, que no ha sido mala, no se ha hecho esperar. Aunque el blog trata algunos temas afines a los que puede llevar a la práctica la asociación, lo cierto es que esta es la primera ocasión en que traigo aquí una noticia perteneciente a su ámbito, pero lo he creído de interés para aquellos que en su día pusisteis vuestra atención en la entrada de mi buen amigo.

Reproduzco a continuación los enlaces donde es posible seguir la noticia:

Y la nota de prensa enviada, donde podéis encontrar más información relevante:

El Parque Periurbano de la Dehesa de Santa Fe es uno de los espacios naturales de la provincia menos conocido por los granadinos. No obstante, este bosque-isla alberga a más de cien especies diferentes de aves que podemos observar a lo largo del año.

En los últimos tiempos, la mortalidad de aves en este espacio y su entorno está aumentando, debido a la existencia de varias líneas eléctricas que atraviesan este bosque y sus cercanías. El efecto que estas viejas líneas están teniendo en las poblaciones de rapaces, principalmente en aves jóvenes, es desolador.

Como ejemplo, cabe destacar el último mes en que hemos podido localizar los cadáveres de un águila calzada, dos ratoneros, tres cernícalos vulgar y un cernícalo primilla. Todas ellas, especies protegidas y amenazadas. Algunas de esas especies están inmersas en proyectos de reintroducción, como es el caso del cernícalo primilla, siendo esos esfuerzos de la administración vanos cuando encontramos situaciones como estas.

Las torres de las líneas eléctricas constituyen perfectos posaderos para la caza, debido a su altura y su situación en enclaves despejados. Pero ¿Por qué mueren estas aves? Se pueden mencionar dos causas, principalmente, por electrocución y/o por colisión. La muerte por electrocución se produce cuando el ave toca dos cables conductores o un cable y el poste al posarse, provocando una derivación de la corriente a través de su cuerpo. La otra causa de muerte es por colisión con la línea y afecta, sobre todo, a especies gregarias y especies de mayor tamaño.

Cada año en España mueren 25.000 aves electrocutadas, por cada kilómetro de línea mueren 3 aves al año. Entre ellas, en los últimos 15 años, han muerto por esta causa 120 águilas imperiales de una población de 220 parejas. A esta especie se destinan fondos europeos para su conservación, siendo este objetivo infructuoso debido a este problema.

La solución cuesta poco más de 60 euros, colocando un aislante y evitando la colocación de torres que presenten apoyo de amarre con puentes por encima de la cruceta.

Desde AUCA queremos hacer público y denunciar el efecto de estas instalaciones en nuestro municipio y en municipios colindantes con el Parque Periurbano de la Dehesa de Santa Fe (Vegas del Genil, Las Gabias y Chimeneas) y hemos solicitado al Ayuntamiento de Santa Fe y a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía que tomen las medidas pertinentes para resolver este problema. También queremos instar a todas aquellas personas que encuentren un ave electrocutada a que no toquen el ejemplar y avisen al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, SEPRONA (062).

Porque el desarrollo no es incompatible con la conservación.

Para consultar más información www.seo.org/conservación.

Evitemos que el fin de la preciosa ave que encabeza esta entrada sea este:

Ratonero electrocutado.

Ratonero electrocutado.

Read Full Post »

Estío, tiempo de sequía incluso para el blog. Aunque son varias las entradas que tengo pendientes no he conseguido aún el tiempo (y el ordenador) para escribirlas, de modo que esta espontánea colaboración de Alberto es más que bienvenida, como un reguero que baja fresco de un manantial de montaña. Al igual que en otras ocasiones,  nos invita a conocer más a fondo el peligroso entramado y fuerte impacto que la generación y distribución de la  energía  causa sobre la fauna. Os dejo con él y me dispongo, como vosotros, a escucharle.

Son muchas las entradas que mi amigo Trotalomas ha dedicado a “nuestra dehesilla” en este blog , y son innumerables los momentos que hemos pasado juntos recorriéndola .Debido a la confianza que nos une, de vez en cuando me tomo el privilegio de invadir su blog. Hace unas semanas, después de un largo tiempo en reposo por un esguince que me dejo en K.O. técnico, pase una tarde poniendo a prueba mi pie por la dehesa.

Al poco tiempo de empezar mi ruta me lleve la grata sorpresa de descubrir que este año tres parejas de aguilucho cenizo habían criado en los cultivos cerealistas limítrofes a la dehesa. Me sentí feliz de verlos patrullar el cereal y, sobre todo, al descubrir que sus flamantes pollos les acompañaban y habían sobrevivido a los estragos de la cosechadora.

En esos momentos mi preocupación se centró en otro peligro cercano, una vieja línea eléctrica que atraviesa estos cultivos y parte de la dehesa. Con el temor de que pudiera haber afectado a los aguiluchos, como ocurriera con otras rapaces en fechas pasadas, me dispuse a recorrerla.

Una ominosa torreta

Una ominosa torreta.

Como se suele decir, mi gozo en un pozo. El peor de mis temores se cumplió con creces, ya que en poco menos de 500 m encontré los cadáveres de dos ratoneros, un águila calzada y tres cernícalos vulgares. Tome las coordenadas y regrese a casa porque se echaba la noche encima.

A la mañana siguiente denuncié al SEPRONA (062) la aparición de estos cuerpos bajo el tendido eléctrico y ellos dieron parte a la Delegación de Medio Ambiente. Los Agentes de Medio Ambiente me llamaron para que los acompañara al lugar. Me sorprendió la rápida respuesta que tuvieron, pero más me sorprendió si cabe la decisión que tomaron momentos después. Cuando se aseguraron de yo era capaz de diferenciar un gorrión de un buitre y que la muerte había sido por electrocución y no por veneno, a través de las fotografías que les tome, tomaron la decisión de irse ya que, para llegar al lugar de los hechos, había que andar poco más de un kilómetro y no era posible el acceso con coche .Me dieron a entender que estaba muy lejos y que volverían otro día con un coche que fuera capaz de atravesar el rastrojo del cereal. Que me avisarían. Acojonante…

Como aún estoy esperando a que me llamen, volví a pasar por el lugar, para ver si se habían llevado los restos. Sinceramente, tengo dudas; aunque los restos siguen allí no están igual que los deje y faltan algunos, así que es posible que hayan visitado la zona con posterioridad.

Una belleza herida

Una belleza herida.

Revisando las torretas por segunda vez, encontré la preciosidad que veis en la foto. Una joven hembra de cernícalo primilla, que había chocado con la puñetera línea. Tenía el ala izquierda con un golpe pero volaba relativamente bien. Quedó a buen recaudo en el CREA y tendrá una pronta recuperación.

El tema de las líneas eléctricas es igual de especial que el de los parques eólicos, de los que hable en su día. Así que con el permiso del “Súper”, prefiero dedicarles otro post.

Solamente a modo de conclusión; por aquí por Andalucía se suele decir “tienes más miedo que un gitano a la Guardia Civil”. Parece que llamar a la Guardia Civil impone un poco. Si alguna vez encontráis una situación parecida a esta no lo penséis y llamad al SEPRONA (062). Simplemente os van a preguntar el lugar donde se encuentran el animal o sus restos, no hay que hacer papeleos ni conlleva mayores molestias. Si está vivo podéis salvad un animal y, si está muerto, evitar que vuelva a pasar. La sensación que os queda después de hacerlo os prometo que no tiene precio.

Un cernícalo con menos suerte que el anterior

Un cernícalo con menos suerte que el anterior.

Un saludo,

Alberto.

Read Full Post »

Older Posts »