Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Andaba manteniendo una charla en Twitter sobre la «limpieza» de ríos y montes cuando recordé una vieja entrada que había publicado sobre este tema tras uno de los desbordamientos del arroyo Salado en Santa Fe. Quería enlazarlo y comprobé que no lo había escrito en este blog sino que pertenecía a mi pretérito lugar de encuentro, La Dehesilla News. Como lo desactivé hace un tiempo, he querido recuperar la entrada para estas andanzas mías, ya que creo que sigue plenamente vigente (por desgracia) esa visión sobre que es un monte «limpio» y el supuesto extremismo ecologista.

Apuntaré que la entrada incidía en el ecologismo porque esa era la palabra que, de forma despectiva y, a mi parecer, injustificada, se usaba para atacar al colectivo al que pertenezco. Una asociación de voluntariado ambiental (AUCA) que lleva trabajando en el pueblo más de tres lustros en aras de mejorar las condiciones del entorno y con una trayectoria más que solvente en lo que se refiere a este ámbito.

Sin más dilación, la antigua entrada y el comentario que suscitó. Los enlaces finales están desactivados porque, tras revisarlos, he visto que las páginas dejaron de estar activas.

gse_multipart45980

Cuando nos vemos desbordados…
Sábado, 29 de septiembre de 2007

El pasado viernes 21 de septiembre, un temporal provocaba el desbordamiento del arroyo Salado en nuestro municipio, provocando numerosos daños. Sin embargo, el más grave de todos no fue provocado directamente por el aluvión, sino por la falta de reflexión y el escaso uso de las meninges, comprensible cuando se estaba en el meollo, pero incomprensible cuando días después se sigue insistiendo en el mismo punto.
Entre la gente que en aquel aciago momento arrimaba el hombro, había voces que proclamaban que la culpa de todo la tenían los ecologistas, que no querían que se limpiase el arroyo. Expresiones tan pensadas y sapientísimas como: “prefieren que vivan los sapos a las personas” o “al río teníamos que echarles ahora” calentaban los ánimos de la población. En momentos de tensión, es obvio que puedan decirse cosas de las que luego debamos, de mutuo acuerdo con nuestra conciencia, retractarnos. Lo peor es que sigamos sumidos en la ignorancia cuando todo ha pasado.
Así, invitamos a los lectores de La Dehesilla News a reflexionar sobre varios aspectos que encuentran su demostración gráfica en las fotografías que presentamos a continuación, tomadas el día de la inundación.
En la primera de ellas, vemos cómo el arroyo Salado ha salido de su cauce inundando campos de cultivo, y un olivar (en el lateral derecho de la fotografía). Puede observarse que, por un lado, la contención del arroyo había quedado mermada por las labores de cultivo que se venían realizando sin respetar el margen de dominio público que tienen todos nuestros ríos a lo largo de todo su cauce. Es más, en esta fotografía los árboles permanecen relativamente alejados, pero en múltiples ocasiones se encuentran árboles recientemente plantados a menos de dos metros del cauce del arroyo… ¿Ecologistas? No los vemos por ningún lado. ¿Agricultores? Nos lo planteamos también.

salado04
En la siguiente foto, vemos a personas trabajando en la encomiable labor de desviar el curso del agua para que no inunde sus casas. Si observamos con atención, vemos con qué se está desviando el agua: con los restos que arrastra. Neveras rotas, ruedas de coche, cajas de fruta… ¿Por qué será que en España, en Andalucía, en SANTA FE, tenemos a los ríos por depósitos de basura? Si los ciudadanos, que somos todos, tiramos basura, colchones, escombros, e incluso reses muertas al cauce de los ríos, al final nos será devuelto multiplicado, como si de una maldición divina (provocada por nuestra inconsciencia) se tratase. Nos comemos la mierda -con perdón, pero no tiene otro nombre- que les arrojamos.
En todo esto, ¿qué papel juegan los ecologistas? Advierten e informan a nuestros políticos, a los dirigentes. Existen denuncias e informes sobre estos hechos, avisando de la necesidad de retirar los vertidos, de LIMPIAR el cauce del arroyo. Si se hace caso omiso a estos informes, ¿quién es el responsable moral del desbordamiento?

salado03
Por tanto, los ecologistas, como se les llamaba de forma general en esas afirmaciones, sólo denunciaban en su momento el desastroso cuidado que se llevaba a cabo en nuestro arroyo. De hecho, se produjo una paralización de las obras de “limpieza” que llevaba a cabo la empresa adjudicataria en su día, por considerar que no era el momento adecuado, ni adecuada era la forma de llevarlo a cabo. El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil fue quien paralizó la tala de árboles, por no tener en ese momento la empresa los permisos pertinentes.
Pasados dos meses, se volvieron a ejecutar las obras, finalizando la “limpieza” del cauce hasta el término municipal de Chauchina. Y los ecologistas advirtieron que esa “limpieza” no serviría más que para acelerar el paso del agua en caso de avenida, y que eran necesarias otras intervenciones para evitar posibles males.
Pero se hizo caso omiso de ello.

salado01
No son las cañas las que taponan el puente bajo el que pasa el Salado. Es una tubería de una obra situada, originariamente, aguas arriba.
Tuberías, contenedores, material de construcción… en el cauce del río. ¿Propiedad de los ecologistas?

salado02
Y ahora, ¿a quién señalamos con nuestro dedo? Vemos el cañizo en el ojo ecologista, pero no la tubería, el colchón que no sirve o el frigorífico usado en el nuestro.

Hoy, sinceramente, me siento decepcionado de ser santaferino.

ENLACES DE INTERÉS:

Solidaridad del grupo político IU con el colectivo ecologista.
Denuncia, ya en 2003, del estado en que se encontraba el arroyo Salado. Por Ecologistas en Acción.

1 COMENTARIO:

salvandoarboles dijo…
ahora los ecologistas tienen rabo y huelen a azufre y solo se preocupan por los bichos…

cuando los ecologistas trabajan desinteresadamente por la conservacion de la vida la humana incluida, pero haciendo más hincapie en los más débiles: animales y plantas

¿y quien no es ecologista? si el ecologismo quiere decir amor y respeto por la naturaleza, entonces todos lo somos…y si hay quien no respeta la naturaleza…¿no es a ese al que hay que mirar con el dedo acusador?

saludos y ánimo los comentarios ignorantes no ofenden, solo reafirman en la actitud positiva.

08/10/07 16:52

Finalmente, enlazo un par de entradas propias relacionadas con este tema:

Anuncios

Read Full Post »

Por fin viernes

Llega una vez más el viernes, y ante el fin de semana que se aproxima os dejo con algunas fotografías y con una canción que podría ser himno de naturalistas y, particularmente, de entomólogos. 🙂

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Buen fin de semana.

Read Full Post »

…tal astilla.

Parece que quisiera seguir con la entrada de ayer sobre la vigencia actual de nuestros refranes populares a la hora de dar explicación a lo inexplicable. A que políticos corruptos y gentes de mala fe sigan dirigiendo un país. Con gente así, el único recorte con el que bajaría la prima de riesgo, me temo, sería con el de cabezas.

Además de saltar a los medios la noticia de la detención del exconsejero de ERC, Jordi Ausàs, por contrabando de tabaco, la diputada del PP Andrea Fabra se ha cubierto de gloria con su “¡que se jodan!” (y el “muy bien, muy bien” que le precede, si leemos sus labios) mientras se anunciaban los recortes (entre otros muchos) en la prestación de desempleo. «De casta le viene al galgo», claro, y así lo viene a demostrar que su padre insultase de igual manera al portavoz socialista de Castellón y que no sea precisamente trigo limpio. A la familia no se la escoge, pero bien cierto es que «Dios les cría y ellos se juntan», porque su marido, Juan José Güemes, también ha dado que hablar.

Como el refranero, nuestro flamenco forma parte de la cultura popular. Una cultura que no es ajena a los desplantes de los poderosos ni a su manifiesta hipocresía (“… y al prójimo, como a ti mismo”). Canta José Domínguez, “El Cabrero”, un fandango que comienza así:

A ti,
que trabajas por dos reales.
Es mi cante para ti
porque al que tiene caudales
no le importa tu sufrir
y se ríe de tus males.

Vaya dedicada a nuestra piara política:

Y si os apetece seguir indignándoos:

También aquí se puede firmar una solicitud para que dimita (en otros países lo haría motu proprio, pero aquí hay que pedirlo, posiblemente no lo haga y si lo hace ya le estarán buscando un puesto digno de su encomiable compromiso con el buen rumbo de la grande y libre España).

Read Full Post »

Anoche, leyendo antes de ir a dormir con Azote, unas frases del libro de Palahniuk, Fight Club, dieron pie al debate. Hoy quería compartir el fragmento desde el blog pues no puedo estar más de acuerdo a este respecto con el polémico escritor.

You have a class of young strong men and women, and they want to give their lives to something. Advertising has these people chasing cars and clothes they don’t need. Generations have been working in jobs they hate, just so they can buy what they don’t really need.

We don’t have a great war in our generation, or a great depression, but we do, we have a great war of the spirit. We have a great revolution against the culture. The great depression is our lives. We have a spiritual depression.

En traducción de Pedro González del Campo:

»Hay un tipo de mujeres y de hombres jóvenes y fuertes que quieren dar sus vidas por una causa. La publi­cidad hace que compren ropas y coches que no necesi­tan. Generaciones y generaciones han desempeñado tra­bajos que odiaban para poder comprar cosas que en realidad no necesitan.

«Nuestra generación no ha vivido una gran guerra ni una gran crisis, pero nosotros sí que estamos libran­do una gran guerra espiritual. Hemos emprendido una gran revolución contra la cultura. La gran crisis está en nuestras vidas. Sufrimos una crisis espiritual.

Y el equivalente en la archiconocida versión cinematográfica:

“La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seriamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock, pero no lo seremos y poco a poco lo entendemos, lo que hace que estemos muy cabreados.”

Buen fin de semana.

Read Full Post »

… quién necesita enemigos.

Los estadounidenses están de fiesta: ha muerto su demonio. Han matado a Bin Laden. Y aunque resultan a todas luces injustificables las acciones cometidas por su propia mano o dirección intelectual, viendo las imágenes de las celebraciones de los norteamericanos a pie de calle no puedo más que pensar en lo similares que me resultan a las quemas de banderas de su país por parte de integristas islámicos y en que no aprendieron la lección: que la incomprensión de los otros alimenta el odio y que habrán destruido un símbolo, al igual que en su día ocurrió con las torres de Nueva York, pero no existe la voluntad de cambiar las cosas ni el ánimo de reflexionar en torno a las acciones y sus consecuencias.

Han matado al diablo que fue su acólito. Han tirado el arma que empuñaron. Y curiosamente el cine de acción, tan patriota y norteamericano él, nos recuerda que antaño fue amigo el que ahora defenestran.

Está claro que el fanatismo no sabe de banderas, países ni condición social.

Read Full Post »

Primero de mayo

Estos días ando releyendo a Thoreau y no he querido dejar pasar la oportunidad de celebrar este primero de mayo, Día Internacional de los Trabajadores, sin plantear la necesidad de una reflexión en torno a los logros que llevaron a celebrar este día, al largo camino que aún queda por andar y a todos aquellos trabajadores de cualquier sexo y condición que sobreviven a duras penas en cualquier maquiladora o factoría, fabricando productos que compraremos a muy bajo precio en este nuestro “Primer” mundo. Un documental bastante interesante a este respecto es “China Blue”, del que alguna vez tengo que hablar por aquí pero que desde ya os recomiendo ver, si no lo habéis hecho ya, por supuesto.

Henry D. Thoreau

Henry D. Thoreau

También es un día, a mi parecer, en el que cabría reflexionar sobre la necesidad del trabajo: jornadas maratonianas, horas extras -legales o no, pagadas o no-, altos índices de desempleo… Ganar más para gastar más. El consumismo desmedido. ¿El trabajo dignifica? A veces, que no siempre. Es por ello que quería reproducir en el blog unos fragmentos del artículo-ensayo “Una vida sin principios”, en el que Thoreau exalta una pereza constructiva, priorizando el bienestar personal y social sobre el egoísmo del capital, y donde pide para el hombre un trabajo que le enorgullezca y que vaya más allá del mero aporte material para su subsistencia. Os dejo con él.

Si un hombre pasea por el bosque por placer todos los días, corre el riesgo de que le tomen por un haragán, pero si dedica el día entero a especular cortando bosques y dejando la tierra árida antes de tiempo, se le estima por ser un ciudadano trabajador y emprendedor. ¡Como si una ciudad no tuviera más interés en sus bosques que el de talarlos!
[…]
Los caminos por los que se consigue dinero, casi sin excepción, nos empequeñecen. Haber hecho algo por lo que tan sólo se percibe dinero es haber sido un auténtico holgazán o peor aún. Si un obrero no gana más sueldo que el que le paga su patrón, le están engañando, se engaña a sí mismo.

Pero no se trata de pereza per se, ni de no estar ocupado en nada, sino de una laboriosidad que enriquezca al hombre y no solo su bolsillo.

El propósito del obrero debiera ser, no el ganarse la vida o conseguir “un buen trabajo”, sino realizar bien un determinado trabajo y hasta en un sentido pecuniario sería económico para una ciudad pagar a sus obreros tan bien que no sintieran que estaban trabajando por lo mínimo, para seguir viviendo sin más, sino que trabajaban por fines científicos o morales. No contrates a un hombre que te hace el trabajo por dinero, sino a aquél que lo hace porque le gusta.
[…]
La comunidad carece del soborno capaz de tentar al hombre sabio. Podéis juntar dinero suficiente para perforar una montaña, pero no podréis juntar dinero suficiente para contratar el hombre que está ocupándose de sus asuntos. Un hombre eficiente y valioso hace lo que sabe hacer, tanto si la comunidad le paga por ello como si no le paga. Los ineficaces ofrecen su ineficacia al mejor postor y están siempre esperando que les den un puesto. Como podemos imaginar, raramente se ven contrariados.
[…]
Yo creo que no hay nada, ni tan siquiera el crimen, más opuesto a la poesía, a la filosofía, a la vida misma, que este incesante trabajar.
[…]

y es que las falsas necesidades han constituido ya desde antaño una forma de controlar y mantener ocupada a la población, así,

El teniente Herndon, enviado por nuestro gobierno a explorar el Amazonas y según parece, a extender el área de esclavitud, advirtió que allí hacía falta «una población laboriosa y activa que conozca las comodidades de la vida y que tenga necesidades artificiales que le induzcan a extraer del país sus múltiples recursos. Pero, ¿cuáles son esas «necesidades artificiales», a estimular? No son el amor a los lujos como el tabaco y los esclavos, tan abundantes en su Virginia natal; ni el hielo y el granito y otras riquezas materiales de nuestra Nueva Inglaterra natal. Ni tampoco son «,los grandes recursos de un país la fertilidad o la esterilidad del suelo que los produce. La necesidad básica de todo estado donde he vivido es la elevada y seria ambición de sus habitantes. Esto es lo único que desarrolla «los grandes recursos» de la Naturaleza y que, a la larga, le exige explotarlos por encima de sus posibilidades, porque desde luego el hombre se mueve con el curso natural de las cosas. Cuando preferimos la cultura a las patatas y el entendimiento a las ciruelas, entonces los grandes recursos del mundo se extraen y el resultado o la producción básica no son esclavos ni obreros sino hombres: esos escasos frutos que llamamos héroes, santos, poetas, filósofos y redentores.

En resumen, al igual que se forman los ventisqueros cuando cesa el viento, así mismo cuando cesa la verdad surge una institución. Pero la verdad sigue soplando por las alturas y al final acaba por destruirla.

Así pues, feliz Día Internacional del Trabajador… y que constituya una reflexión sobre el trabajo como actividad moral y mentalmente enriquecedora, como labor que en conjunto une a los hombres y no una ocupación destinada a cubrir necesidades perecederas o ficticias (más allá de las que, obviamente, sean necesarias para la supervivencia)  porque, finalizando ya con Thoreau,

Es sorprendente que haya tan poco o casi nada escrito, que yo recuerde, sobre el tema de ganarse la vida; cómo hacer del ganarse la vida no sólo algo valioso y honorable sino también algo apetecible y glorioso, porque si ganarse la vida no es de ese modo esto no sería vivir.

El adjetivo sabio está, por lo general, mal aplicado. ¿Cómo puede ser sabio el que no sabe mejor que otros cómo se ha de vivir?, ¿no será tan sólo un hombre más astuto y más sutil?, ¿opera la sabiduría como el burro en una noria?, ¿o por el contrario nos enseña cómo tener éxito siguiendo su Ejemplo? ¿Existe algún tipo de sabiduría que no se aplique a la vida?, ¿o es la sabiduría tan sólo el molinero que muele la lógica más fina? Es pertinente preguntarse si Platón se ganó la vida mejor o con mejores resultados que sus contemporáneos, ¿o sucumbía ante las dificultades de la vida como los demás hombres? ¿Sobresalió por encima de algunos por mera indiferencia o asumiendo aires de superioridad?, ¿o le resultó más fácil la vida porque su tía se acordó de él en su testamento? Las formas con las que la mayoría se gana la vida, es decir, viven, son simples tapaderas y un evitar el auténtico quehacer de la vida, y sucede así porque, en primer lugar, no saben; pero en parte también porque no quieren hacer nada por aprender algo mejor.

Read Full Post »

Cinco millones

“No tiene importancia si se llega o no a la cifra de cinco millones de parados en España”, ha tenido la osadía de afirmar el actual Ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, y le secunda el vicepresidente Rubalcaba al afirmar que estamos en el peor momento de la crisis y que a partir de hora se empezará a crear empleo. La oposición del PP se ceba en TVE y en Ana Pastor por unas palabras que, a mi parecer, no son tan graves como quieren hacerlas parecer (vamos, que no le dice más que cuatro verdades a Cospedal cuando esta arremete contra los profesionales de los medios de comunicación de la televisión pública evitando así responder a la pregunta que le lanza la periodista: “¿qué modelo de televisión propone usted?”). Los sindicatos, entretanto, temen que esté rozando esa cifra pero muchos seguimos esperando una nueva huelga general que no llega y que no sea “de boquilla” como aquella primera contra una reforma laboral que ya estaba aprobada.

A todos ellos, a quienes parece que únicamente piensan en términos macroeconómicos y del mercado de valores, va dedicada esta canción de Los Suaves, escrita hace casi 30 años para su disco “Esta vida me va a matar”. Su título, “Sin empleo”, y su letra únicamente parece necesitar una actualización en la cifra de parados desde aquel entonces.

Read Full Post »

Older Posts »