Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘En el campo’ Category

El síndrome de la página en blanco. De la entrada no escrita. Del artículo pospuesto. Del día a día que nos consume y del hoy que se convierte en mañana, en un futuro, en nunca. Resulta curioso que me disponga a escribir ahora sobre lo vivido en el pasado con ánimo de no dejarlo para más adelante. Llevo días, semanas, meses con textos que pasan por mi mente. Veo algo y mi cerebro lo redacta para que quede plasmado en el blog, pero después, frente al ordenador, no encuentro el momento de escribirlas. Y no solo me pasa aquí, sino que en Homo libris tengo reseñas de decenas de libros pendientes, y eso que en los últimos tiempos me falta del mismo para leer.

Resulta decepcionante que, de querer sentarme a escribir lo animado que estaba con la actividad física que andaba desarrollando, pasase a no escribir por no expresar el lamento de la lesión de la que ahora me duelo. Y de esto a, posiblemente, narrar un futuro en el que me haya recuperado plenamente (esperemos).

Hace unos días, almorzando en el parque que alguna vez he descrito por aquí y que tengo junto al trabajo (y que muchos habréis visto en alguna que otra foto de cuantas he publicado en Twitter), dejaba volar la imaginación. Andaba allí pensando, mientras roía una zanahoria y contemplaba balancearse movidas por el viento las umbrelas de otras tantas salvajes, lo curioso que resulta en ocasiones dedicarse a saborear algo tan insignificante como una lechuga, un tomate recién cortado o una zanahoria como la que estaba mordisqueando. Lo que tan habitualmente nos parece obvio, tan cercano a nuestra mano como al antojo de nuestros deseos, ha requerido de un largo periodo de adaptación, de aclimatación, de domesticación en el caso de estas especies vegetales. La entrada que estamos leyendo de un blog determinado parece allí puesta para nosotros, depositada sin el menor esfuerzo por su dueño, pero en ocasiones que haya llegado a publicarse habrá supuesto un verdadero y doloroso parto. La canción que escuchamos y que nos reconforta o que nos inflama el pecho supuso, tal vez, el agotamiento, siquiera temporalmente, de la inspiración de su autor.

La vida sencilla, esa que se nos antoja a algunos tan apetecible, también guarda sus secretos. Si resultase fácil alcanzarla posiblemente muchos la estaríamos viviendo. Y sería una vida plena o, cuanto menos, más interesante que ésta en la que nos vemos imbuidos desde que nos levantamos hasta que concluimos el día en nuestro capullo de falsa y engañosa seda.

La vida que yo veo
anhela los extremos confines
el Desierto, la Selva y nada más

Esta entrada, en definitiva, no era la que tenía en mente cuando contemplaba la flor del alcaucil silvestre, de esa alcachofa asilvestrada que orla los caminos en estas fechas con sus flores azules y sus formas de cardo, o las de la zanahoria silvestre, tapete de ganchillo adornado por la estéril flor negruzca de su centro que ayuda más que ninguna a la polinización del resto. Pero da igual; hay ocasiones en las que la mejor forma de romper la maldición de la hoja el blanco es, precisamente, escribir sin ton ni son, dejar fluir el torrente de las palabras y quién sabe si descartar el producto final en aras de que el próximo sea merecedor de que tú, querido lector, hayas llegado a esta última línea.

Read Full Post »

Esta semana iba a impartirse un curso de introducción a las rapaces nocturnas en en el Centro de Estudios Ambientales de Santa Fe, contando como mentor a mi buen amigo Alberto. El evento se presentaba la mar de interesante, ya que se iban a realizar dos salidas de campo al cercano Parque Periurbano de la Dehesa de Santa Fe donde es posible oír, con algo de suerte, al gran duque reclamando su territorio.

Sin embargo, a causa de las lluvias que se esperan en los próximos días el curso posiblemente se posponga, pero no es ese el motivo de que lo mencione en el blog. La mala noticia que vengo a traer no es otra que la que este lunes nos hacía llegar el presidente de AUCA: un ejemplar de búho real había aparecido electrocutado en una de las mortíferas líneas eléctricas que atraviesan este espacio protegido.

Podéis haceros cargo de nuestra desolación al constatar que nos encontrábamos ante el tercer búho real que aparecía muerto por dicha causa en menos de un año. Lamentablemente, ni son los únicos ejemplares de rapaces que hemos encontrado a los pies de estas líneas, ni esta es la única especie de interés que hace uso de “la Dehesilla”. Al final de la entrada dejo una serie de artículos aparecidos en prensa sobre esta problemática.

Tras conocer la nefasta noticia, publiqué en Twitter un par de fotografías del búho y al día siguiente recibí un mensaje de respuesta del responsable de comunicación de ENDESA, ya que cité el nombre de la compañía al ser el tendido propiedad de esta. En su mensaje me hacía llegar el enlace a un artículo sobre los avances realizados por  la compañía para la adecuación de sus infraestructuras buscando evitar la mortandad de aves, así como unos datos que indicaban que esta se había reducido hasta en un 80 %. Sin restar valor a la noticia (tal y como le dije, en efecto, me alegro de ello), me sentí como la persona que acaba de perder a un familiar, amigo o conocido en un accidente de tráfico (causado por un conductor en estado de embriaguez o que superaba la velocidad permitida) a la que la D. G. T. pretende consolar presentándole las estadísticas de una exitosa campaña de Navidad que se ha saldado con menos muertes que las de los 5 últimos años, por poner un ejemplo.

No solo me congratulo de que las compañías se impliquen y trabajen en pro del entorno natural (si bien muchas veces, y no digo que este sea el caso, no se trata más que de operaciones de “greenwashing” o paraecologismo), sino que lo considero necesario. Entiendo también que haya prioridades, de modo que las líneas con más puntos negros y aquellas que atraviesan entornos protegidos (no es lo mismo un parque nacional que uno periurbano) reciban mayor atención. Pero no hay que olvidar que existen numerosos informes presentados a lo largo de los años por la Agrupación de Voluntariado Ambiental de Santa Fe (AUCA) ante el Ayuntamiento de la localidad y la Delegación de Medio Ambiente en los que se informa de la problemática de estas líneas. Que tanto los agentes de Medio Ambiente como el SEPRONA han sido informados en cada uno de los casos de electrocución y se les ha acompañado al lugar de los hechos para la inspección y recogida de los cadáveres, y que la propia compañía eléctrica estaba al tanto de los mismos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Parque Periurbano de la Dehesa de Santa Fe, como ocurre con tantos otros espacios verdes cercanos a núcleos urbanos, está francamente infravalorado. Tanto por sus valores intrínsecos como por la importancia que tienen estos entornos naturales (o naturalizados) para el desplazamiento de muchas especies, ya que en muchos casos vienen a satisfacer las necesidades de ejemplares juveniles de aves que se encuentran en dispersión, de otras que están en plena migración o que los usan como cazaderos y lugares de nidificación y cría.

Por todo lo anterior, me gustaría reivindicar estos espacios cuyos valores son olvidados, consciente o inconscientemente, por las concejalías de medio ambiente, agencias medioambientales, responsables políticos, empresarios, técnicos y por la ciudadanía en general. Porque, como bien sabéis, el valor conjunto de nuestros ecosistemas es mucho más que la suma de cada uno de ellos tomados por separado.

Por eso, y porque por muy bien que vaya la economía global a cualquiera de nosotros nos preocupará estar en paro (volviendo al símil de que el bien de la mayoría no ha de hacernos caer en la autocomplacencia y llevarnos a olvidar que existe el dolor de una gran minoría), hoy he querido volver a recordar al gran duque que tantas buenas noches nos ha regalado acompañándonos con su bronco ululido.

Enlaces relacionados:

Nota: Las fotografías pertenecen a la persona que localizó el ejemplar de búho real y lo notificó a la asociación de voluntariado y a Alberto, el organizador del curso sobre rapaces nocturnas y que ya nos visitó para hablarnos de la mortandad de aves por colisiones.

Read Full Post »

Aunque espero estar de vuelta dentro de unas semanas, no he podido evitar dejaros unas refrescantes imágenes estivales. Son de mi último par de salidas por el parque periurbano de Santa Fe, y alguna de la huerta (las del abejorro carpintero o abejorro azul de la madera) como suplemento alimenticio.

Espero que, entre incendio e incendio (tanto forestales como anímicos ante tanta estulticia política), estéis disfrutando del verano.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Saludos trotalomescos.

Read Full Post »

He pensado incluir semanalmente (o, al menos, de cuando en cuando) entradas como esta, sin texto ni pretexto, con una galería de fotos de lo que he ido viendo a lo largo de la semana en paseos o en esos pequeños momentos de descanso que me estoy dando durante la hora del almuerzo. No serán gran cosa, no descubriremos especies raras, pero creo que pueden imprimirle al blog un poco de ese dinamismo del que últimamente carece, tan necesario para que siga con “vida”.

Espero que las disfrutéis. Vamos con la primera de estas entradas sobre el asueto semanal.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Read Full Post »

Encuentro saludable el hallarme solo la mayor parte del tiempo. Estar en compañía, aunque sea la mejor, se convierte pronto en fuente de cansancio y disipación. Me encanta estar solo. Nunca encontré una compañía tan compañera como la soledad. Casi siempre solemos estar más solos cuando estamos entre los hombres que cuando nos quedamos en nuestras habitaciones. Un hombre que piensa o trabaja está siempre solo, encuéntrese donde se encuentre. La soledad no se mide por las millas espaciales que separan a un hombre de sus semejantes.
[…]
Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente, enfrentar solo los hechos esenciales de la vida, y ver si no podía aprender lo que ella tenia que enseñar, no sea que cuando estuviera por morir descubriera que no había vivido.

Henry D. Thoreau, Walden. La vida en los bosques.

Aunque el título podría aludir a un modo de vida francamente menos agradable, que parece ser el que la clase política y sus tecnócratas tienen destinada a los españolitos que no puedan pagar su hipoteca y vean embargada su vivienda y perdido su hogar, lo cierto es que en el Día Internacional de la Biodiversidad y como regreso al blog después de mucho tiempo sin escribir (y que os debía a quienes os preguntabais por mis veladas alusiones a cierto parque en Twitter), no tengo pensada una entrada en modo alguno triste, o eso espero.

Ha transcurrido casi un mes y medio desde que escribí por última vez algo por aquí, y en aquella ocasión simplemente dejé un aviso sobre el curso de rastreo que estaba preparando mi buen amigo Alberto y que, así entre nosotros, estuvo genial. De hecho, si os pica la curiosidad, es posible leer algo más sobre el mismo en el artículo que le dedicó el diario Ideal de Granada y el reportaje que publicaron en su revista sobre naturaleza Waste Magazine.

Issidae (ninfa)

Issidae (ninfa)

A lo largo de este tiempo he pensado en numerosas ocasiones que tenía que contar algo; sobre lo que vi en algún viaje a Córdoba, acerca de las últimas noticias que nos avasallan día a día o respecto a alguna ocurrencia de las mías como trotalomas y un poco trotamundos. Pero finalmente no lo he hecho dejándome llevar, tal vez, por el hastío que se ha ido apoderando de mí últimamente hasta abarcar prácticamente cualquier parcela de mi vida. No sé cuál es el origen, si bien intuyo un par de fuentes posibles, y solo sé que únicamente consigo sentirme bien cuando logro desconectar de mis obligaciones; de Internet, de los ordenadores, de los libros de estudio. Lo consigo cuando salgo al campo y “pierdo” el tiempo mirando cómo transportan comida unas hormigas, me encuentro fortuitamente ante una culebra de escalera que parece querer hipnotizarme con su mirada o estoy, simplemente, en casa tranquilo con mi Azote, volviendo a descubrir el sonido de la risa.

Sea como fuere, no me gusta esta sensación. Solo respiro tranquilo a lo largo del día cuando logro sentir que el tiempo se escurre entre mis dedos en tanto logro fijarlo en instantáneas que me permiten evocar el sueño de ser naturalista.

Entorno forestal en el PTA

Entorno forestal en el PTA

Últimamente me echo al monte cada mediodía. Al parque realmente, he ahí el título de la entrada, y almuerzo entre árboles, disfrutando de las evoluciones de los pájaros entre el rítmico balanceo de las ramas movidas por el viento, solo con mis pensamientos, con un libro (ahora, casualmente, Walden Dos, que está empezando a crearme la necesidad de releer el libro de Thoreau) o con mis queridos odonatos que acudo a contemplar a un estanque cercano siempre que puedo.

Anax parthenope macho

Anax parthenope macho (con caracteres juveniles)

Sympetrum fonscolombii macho

Sympetrum fonscolombii macho

Finalmente la entrada no sé si transmite tristeza, pero sí que me da la sensación que resulta melancólica. No sé cuándo volveré a escribir (tenemos los exámenes a la vuelta de la esquina y lo cierto es que no estoy contento con lo que llevo estudiado ni con lo que he aprendido este año, así que me asaltan continuamente las ganas de dejarlo todo para septiembre y estudiar en verano, tal y como se merece lo que tengo entre manos, si bien esto supondría robar tiempo a lo que quería adelantar para el año próximo) y, si bien no creo que el blog merezca este silencio continuado, tampoco estoy seguro de que estas idas y vueltas esporádicas —sin mucho donde rascar más allá del mero ejercicio de reflexión, de pensar ante el teclado— le ayuden demasiado.

Papilio machaon

Papilio machaon

De cualquier forma, espero que os gusten las fotografías que acompañan a esta entrada. Sin ser realmente buenas, creo que a muchos os resultarán más ilustrativas que mis palabras a la hora de comprender qué diablos hace un informático cuando tuitea a la hora de comer aquello de «acaba de alzarse un alcaraván desde debajo de un algarrobo cercano…».

¡Salud!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Read Full Post »

La naturaleza nos habla mediante señales, pero no siempre sabemos escucharla, no siempre conocemos cómo interpretarlas. Hay veces que nos habla en alta voz; mediante  la flora y fauna presentes —y ausentes— en un determinado ecosistema o las consecuencias visibles de la contaminación ambiental, por ejemplo. Pero en muchas ocasiones lo hace con mayor sutileza, vemos aquello que no está o, más bien, el rastro que dejó a su paso.

Imagen

A todos nos resulta familiar la figura del piel roja postrado sobre el suelo siguiendo la pista a la caza del bisonte, del rastreador blanco tras la del indio o el montaraz Aragorn determinando que los hobbits Pippin y Merry han sido raptados por los orcos en El Señor de los Anillos. Aunque parezca de película, lo cierto es que la figura del rastreador de fauna existe, ya que muchos animales habitualmente son escurridizos y no se dejan ver con facilidad, y saber determinar las especies que existen, aun cuando no podemos verlas, o conocer cómo podemos obtener más información sobre ellas (por ejemplo, mediante el fototrampeo) es una labor que conviene conocer para cualquier zoólogo, naturalista o amante de la naturaleza en general.

Por eso me alegró tanto saber que Alberto (algunas de cuyas andanzas habéis podido leer en este blog en el pasado) se disponía a impartir un curso de rastreo técnico de fauna en la sede de Auca, nuestra querida Asociación de voluntariado ambiental de Santa Fe. Será el próximo fin de semana, 20, 21 y 22 de abril de 2012 en el Centro de Estudios Ambientales de esta granadina localidad, en horario de 17:00 a 20:30 el viernes, 10:00 a 14:00 y 17:00 a 20:30 el sábado, y salida de campo el domingo por la mañana.

Si estáis en Granada ese fin de semana y os animáis a participar, allí nos veremos. Os dejo con el cartel del curso, donde puede encontrarse una información más detallada sobre el mismo.

Imagen

Nota: Edito para incluir el enlace al evento del curso en Facebook, por si Alberto incluye allí más información (10/04/2012).

Read Full Post »

Resulta curioso que a muchos a los que no se les cae de la boca la “libertad de prensa” hagan gala de una censura más que manifiesta cuando se realiza una crítica de los poderes políticos. Es el caso del diario Ideal de Granada, que durante esta mañana ha publicado una noticia sobre la Fiesta del Dragón que va a llevarse a cabo en Santa Fe (os recuerdo antiguas entradas del blog sobre la realidad de esta fiesta) y que está recibiendo todo tipo de comentarios en muchas ocasiones poco documentados, pero en cuanto es publicado el siguiente comentario crítico resulta borrado:

Me gustaría que quienes comentan y defienden el “modo de vida” de esta gente “sin vicios” que viene a “celebrar la amistad, el buen rollo” y demás consignas que parecen sacadas directamente de un manifiesto hippy conociera de primera mano cuál es la realidad de esta fiesta. Esta gente se concentra de forma ILEGAL (los asentamientos y acampadas libres están prohibidos, no lo olviden), molestan a los vecinos de Santa Fe y alrededores por el elevado volumen de su música y destrozan de forma impune el ecosistema en el que celebran su buenrollismo. Venden drogas con total impunidad (solo hay que consultar las fotos de las ediciones de años anteriores en Facebook), introducen los coches donde les da la gana y destrozan el ritmo circadiano de los animales con las luces, el insoportable ruido (montan equipos de sonido profesionales y la música electrónica se oye desde cualquier punto de la vega) y los innumerables perros que llevan a esta “celebración”.

¿Y qué hace el Ayuntamiento de Santa Fe? Nada. ¿Y la Policía Local? Nada. ¿La Guardia Civil? Nada. El Ayuntamiento lleva años tratando de encontrar una excusa para que la gente vea con otros ojos la construcción de viviendas de lujo y campos de golf en la zona, y el hecho de que esta panda de perroflautas (que, por cierto, su rollito antisistema no es más que una pose, como demuestra su forma de actuar) esté allí dando por culo lleva a los vecinos a plantearse si no sería mejor dar un uso urbanístico a ese suelo, cuando no debería ser así, en virtud de la riqueza natural con que cuenta la zona. En Santa Fe se multiplican los robos, aumenta la sensación de inseguridad y cuesta hasta dormir por la noche, mientras esta gente se divierte “sanamente”. ¿De verdad queréis que encima los aplaudamos? No se puede respetar a quien no respeta.

Esto ha ocurrido en varias ocasiones, y cuando he probado a reproducirlo (en una o varias partes, por si se trataba de un problema de la longitud del mismo, aunque me extrañaría, como usuario y como profesional de la informática, de no mediar un aviso sobre un número de caracteres máximo en el mensaje) he visto cómo era sistemáticamente borrado en pocos minutos. Así las cosas, dejo también mi propio comentario por aquí, por si les da por borrarlo, ya que en la cuenta de Twitter del diario tampoco dan explicación alguna cuando les he preguntado.

Por partida doble, una Granada de vergüenza.

No solo la única forma en que parece que sabemos celebrar las cosas es a base de ríos de alcohol, sino que la falta de respeto y civismo de dichas fiestas es más que manifiesta. En el caso de la Fiesta del Dragón, se celebra junto a un paraje natural donde la fauna resulta molestada de forma cruenta por la presencia de la gente y el elevado sonido de una música que se deja oír por la noche en el propio núcleo urbano, a varios kilómetros de distancia.

Algunos colectivos y muchos ciudadanos de Santa Fe han luchado durante años para que esos terrenos no acaben urbanizados y se pierdan para el uso y disfrute de la gente, pero el mal uso que se les está dando merecería acciones más claras por parte de las autoridades, que simplemente salen del paso con pobres declaraciones sobre la “seguridad” del ciudadano. Poca seguridad hay allí cuando dejas el coche en la zona y te los encuentras robándote, tal y como cuenta la gente del pueblo que ha ocurrido otros años.

Me gustaría que algún responsable del diario se dignase a explicar el motivo de dicha censura a un comentario que se expresa en términos respetuosos, dentro de una manifiesta indignación más que comprensible (y lo ratifico como vecino del pueblo, siquiera ahora de forma ocasional), pero creo que eso va a ser mucho pedir.

Read Full Post »

Older Posts »