Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Ciencias Ambientales’ Category

Y en mi caso se trata de uno cargado de contrasentidos. Por un lado, esta estación supone un adelanto de lo que será el invierno y, como tal, invita en cierto modo al recogimiento, tal y como me ocurre a mí. Por otro, también invita a realizar la infinidad de acciones que el verano nos ha hecho dejar de lado. Puede que los largos días del estío y el buen tiempo reinante nos hagan creer que son los idóneos para todo tipo de actividades al aire libre, pero las altas temperaturas de nuestro clima mediterráneo aquí en el sur no son precisamente muy halagüeñas si lo que deseamos es echarnos al monte como buenos trotalomas que somos. Por eso me gusta el otoño, porque todavía no presenta todo el rigor climatológico del invierno, aunque hay que estar precavido siempre ante posibles tormentas (como la que, por cierto, parece que estará sobre nosotros la semana que viene), además de ser una estación que invita a la mesura. Es época de cosecha, de recoger lo trabajado y de ir preparando el terreno para la futura siembra.

Cuando comencé hace tres años Ciencias Ambientales por la UNED escribía por aquí la ilusión con que afrontaba esta nueva etapa. Sabía que no iba a ser un recorrido fácil por más que me apasionase el tema, y que compaginar el estudio de una carrera con una trayectoria profesional dentro de un entorno competitivo y con un trabajo intelectual iba a resultarme costoso. Pero sarna con gusto no pica, como suele decirse, y así fue como inicié la aventura que a lo largo de estos años he venido relatando, muy de cuando en cuando, en el blog: cómo esperaba que fuese cada año y las sensaciones obtenidas al acabar el curso. Este último, muchos lo sabéis, no ha sido particularmente sencillo. Ya lo barruntaba al comienzo del curso y por eso únicamente me matriculé de una asignatura anual que esperaba disfrutar enormemente: Ecología. Pensaba darme un año hasta cierto punto sabático, aprendiendo con esta asignatura y compaginándola con el estudio de inglés y otras competencias que quería reforzar en informática. Iluso de mí, el año ha sido más un camino de cabras que otra cosa. Lo cierto es que la carrera ha sido una víctima más de cuanto me ha venido ocurriendo y de las trabas que, a todos los niveles, se me han ido presentando. Así, acabé dejando la asignatura cuatrimestre tras cuatrimestre por no sentir que la llevaba tan preparada como deseaba, y terminé presentándome en septiembre. El examen fue a principios de mes y, aunque todavía no sé los resultados, lo cierto es que ni tan siquiera la nota más alta posible me satisfaría a día de hoy: siento que no la he disfrutado, que he terminado obsesionado con ella y con los impedimentos que tenía y que me impedían cumplir conmigo mismo los objetivos que me había planteado.

Esta desidia ha alcanzado a otros planos de mi vida. El blog, como habéis visto, ha sufrido mucho (no solo estas Andanzas…, sino Homo libris (y su hermano pequeño bolsilibresco) o Lobosoft), y este es una mera manifestación más de todo esto que os cuento.

Así fue como, al terminar el año académico, tomé una dura decisión: dejar la carrera por este año. Pienso seguir con ella más adelante, pero quiero sentir que la retomo con la ilusión y alegría con la que la comenzaba tres años atrás. No quiero que sea una carga más en un año que, me temo, va a ser más duro que el anterior. He cambiado de empresa y las exigencias se van a multiplicar en un factor importante. El inglés en ella es ya una necesidad, no una opción, y me gustaría mejorar en lo profesional recuperando tecnologías en las que siento que me estoy oxidando y ampliar mis conocimientos en campos que me interesan sobremanera como es el de la inteligencia artificial.

Por otro lado, también ha tenido mucho peso en mí la decisión del actual Gobierno de subir los precios públicos universitarios. Hasta ahora he ido sacando todas las asignaturas adelante en el primer examen, durante la primera convocatoria. Pero los precios para las sucesivas han subido de una forma tremendamente injusta y, en particular, la UNED ha sufrido un incremento abusivo. Si bien estoy contento con la universidad a distancia, he de decir que sus servicios son muy mejorables (especialmente tras disfrutar este año de algunos de los cursos que la Universidad de Stanford, entre otras, ponen a libre disposición de la ciudadanía a través de plataformas como Coursera), y me parece humillante que sus precios superen incluso a los de las universidades presenciales cuando, para qué vamos a engañarnos, flaquea tanto en asuntos como las prácticas de laboratorio o en algunos materiales preparados por los propios equipos docentes. Que luego los hay maravillosos, no lo niego, pero desgraciadamente no son la norma.

Como veis, por lo que decía un par de párrafos más arriba, de todas formas no me va a dar tiempo a aburrirme. En cuanto al medio ambiente, no se va a quedar en nada: por un lado quiero ir haciendo otro tipo de cursos que vayan complementando lo ya aprendido pero que no requieran tanto tiempo (actualmente estoy dentro de uno sobre Educación Ambiental del Plan Andaluz de Formación Ambiental de la Junta de Andalucía), tengo mil lecturas pendientes (de todo tipo, pero también del ámbito científico) y deseo con todas mis ganas que el blog vuelva a resurgir gracias a las salidas al campo que tengo tan abandonadas y con ese aprendizaje continuo que todo naturalista desea vivir.

Hoy es 22 de septiembre de 2012, comienza el otoño y siento que con él lo hace una nueva etapa. Marcada por mi deseo de que así sea, sí, pero también por la necesidad de que esto ocurra. En el cumpleaños de Frodo y Bilbo, en el de mi ya desaparecido perro Lobo, nace el otoño y espero que con él una nueva etapa de mis andanzas. Todo esto me ha recordado la canción que Bilbo canta cuando sale de viaje en El Señor de los Anillos y que me parece la más apropiada en estos momentos:

El camino sigue y sigue
desde la puerta.
El camino ha ido muy lejos,
y si es posible he de seguirlo
recorriéndole con pie decidido
hasta llegar a un camino más ancho
donde se encuentran senderos y cursos.
¿Y de ahí adónde iré? No podría decirlo.

Curiosamente, o puede que no tanto, es la misma con la que comenzaba la entrada donde, tres años atrás, relataba el comienzo de mi andadura como futuro ambientólogo. Acabo de verlo al buscarla para enlazarla más arriba. Que sean estas palabras las que nos guíen.

Feliz caminar. Nos vemos en la próxima encrucijada.

Anuncios

Read Full Post »

Tan importante como hacer camino al andar es echar la vista atrás y ver el camino que no se ha de volver a pisar. No, al menos, si no deseamos tropezar dos veces con la misma piedra, y aunque siempre habrá otras que entorpezcan el camino debemos intentar ver lo positivo de los obstáculos: nos fortalecen, hacen nuestro andar menos aburrido y sirven de arma arrojadiza. 😉

Vuelvo una vez más a hacer un alto, a sentarme junto al camino para echarme al gaznate algo que me refresque. Cierro un año más en la UNED y me viene a la memoria la primera entrada que dediqué a estos menesteres. Recuerdo las palabras de Roberto de El Guisante Verde Project y no puedo más que darle una vez más la razón. Rememoro los buenos resultados del año pasado y de este, si bien me queda el sabor amargo de un vaso de achicoria, me consta que no debería quejarme. No ha ido mal —nada mal según opinan quienes cerca me tienen—, si bien he acabado con la sensación de que podría haber dado más de mí y que el esfuerzo dedicado no se correlaciona con los resultados obtenidos.

Tal vez sea demasiado crítico conmigo mismo, no sé, pero lo que sí me consta es que este año pude disfrutar mucho menos de la carrera que el anterior. Diversas obligaciones y retos a superar a varios niveles, así como una indebida orientación hacia la obtención de resultados en las asignaturas, han hecho que me replantee cómo continuar con la carrera este año. Por esto, y porque quiero emprender nuevas aventuras y empezar a atar algunos de los miles de cabos sueltos que he ido acumulando, imagino que me matricularé de menos asignaturas y que las exprimiré al máximo. Pero bueno, de todo esto tal vez os vaya contando algo más adelante. Quería agradecer, eso sí, todo el apoyo recibido durante este tiempo. Los que lo recibís sabéis quienes sois. 🙂

Quedándome con los aspectos positivos, tendría que decir que he descubierto en mí a un sociólogo inesperado. Durante estos dos años he cursado tres asignaturas relacionadas con la sociología (“Medio Ambiente y Sociedad”, “Acción colectiva, poder y medioambiente” y “Técnicas de investigación social para estudios medioambientales”) y no solo me han gustado sino que encima no se me han dado nada mal. Cuando decidí estudiar Ciencias Ambientales sabía que, junto a asignaturas puramente científicas o técnicas, tendría que enfrentarme a otras relacionadas con el derecho —nada nuevo bajo el sol para quien cursó estudios en su día relacionados con la administración y lleva años buceando en legislación medioambiental por mor de los proyectos con impacto negativo sobre el entorno que asfixian nuestro territorio— y otras materias diversas. La sociología no era de las que más me llamaba la atención a priori, si bien la antropología siempre me ha resultado interesante. La carrera ha dispuesto para mí a través de estas asignaturas el marco teórico a tantas horas de trabajo en el pasado, a las movilizaciones, a la resolución del conflicto entre agentes sociales, al análisis del discurso “por dentro” y “por fuera”…

Terminando con esta entrada, una más de las de “pensar desde blog”, os reto a adivinar qué asignatura estoy deseando cursar este año, dando además “el salto de la Licenciatura al Grado”. Os doy una pista:

Lecturas para el año que empieza

Lecturas para el año que empieza

Fácil, ¿verdad?

¡En pie! Prosigamos caminando.

Read Full Post »

De cuando en cuando el trotalomas ha de enclaustrarse; cuando la cercanía de los exámenes y el empeño de dar más de sí pueden con él, se ve obligado a reconocer ante uno de sus primeros lectores que el camino está lleno de espinas pero incluso el dolor tiene algo de satisfactorio al alcanzar el final del camino y volver la vista atrás.

De momento estoy en plena subida, camino a la cima, y aunque me consta que el silencio viene siendo la constante del blog durante este periodo estival, y a pesar de que en la mente se me agolpan los temas sobre los que me gustaría tratar, saber vuestra opinión, compartir desde este espacio, lo cierto es que creo que el blog y vosotros merecéis algo más que entradas breves e inconexas. Incluso yo mismo me lo debo. Por eso, y hasta la segunda quincena de septiembre, he decidido dejar aparcada cualquier actividad que esté relacionada con el blog. Prometo volver, eso sí, con las pilas renovadas y con ganas de ponerme al día, de leer vuestros respectivos blogs, de empaparme de naturaleza y de disfrutarla compartiéndola con todos vosotros.

Señoras, señores, esto es un cierre provisional por vacac… exámenes.  «Omnibus mobilibus mobilior sapientia», me recuerdo.

P.S.: Pero como no quería despedirme sin más, aquí va mi último encuentro al llegar a casa un día tras el trabajo. Un hermosísimo ejemplar de Sceliphron spirifex revoloteaba junto a la ventana, sin parar, y de ahí su rapidísimo y errático vuelo la llevaba por la pared, buscando resquicios en la misma, cerniéndose frente a las persianas de los locales cercanos. Puede que me equivoque, pero me dio la sensación de que era una hembra de esta avispa solitaria buscando un lugar propicio en el que construir su nido. En cualquier caso, mucho me temo que a nuestro Rumpelstilskin particular no le haría demasiada gracia encontrársela.

Aunque la fotografía no es muy buena (apenas se había parado cuando ya reemprendía el vuelo), espero que os guste.

Sceliphron spirifex

Sceliphron spirifex

El título de la entrada, por supuesto, por la canción de Triana incluida en su disco —hermosa casualidad— “Un encuentro”. Os dejo con ella. ¡Sed felices!

Read Full Post »

Afirma el refranero español, sabio como solo pueden hacerlo el tiempo y la constante observación, que dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición. Puede que no sea así en todo, pero lo cierto es que no imagino a Azote hace unos años llamándome con tanta vehemencia para que capturase al individuo que se nos coló en casa hace unos días. Puede que sí, que para largarlo de casa, pero no con esa nota perceptible de orgulloso descubrimiento. Dejando los libros estar, pues a esa hora de la tarde, con el calor, tampoco es que apeteciese demasiado el estudio, me dirigí a la planta baja de la casa, donde nos miraba con sus ojos alucinantes este ejemplar.

Plexippus paykulli

Plexippus paykulli macho.

Se trata de un macho de Plexippus paykulli que, afortunadamente, no se escabulló con uno de sus prodigiosos saltos. Pude capturarlo y sacarle así un par de fotos antes de ser liberado nuevamente fuera de la casa, junto a un jardín. Originaria del sudeste de Asia, esta araña saltadora (familia Salticidae) es la única de su género –de momento, y si no ando errado– en Europa. Adaptada a vivir en el interior de las viviendas, parece ser que, como tantas otras especies, se ha dispersado a lo largo y ancho del planeta gracias a la antropocoría involuntaria. Como otros saltícidos, es un arácnido pequeño, compacto, y el macho que nos ocupa muestra unos pedipalpos llamativos que son usados durante el cortejo. También puede apreciarse el tamaño ligeramente mayor de las patas delanteras, que usa para atrapar a sus presas tras su salto mortal, ya que estas arañas no usan más tela que la necesaria para construir un pequeño refugio a modo de capullo cuando están en el exterior o descansan por las noches, protegiéndose así de sus depredadores.

En cuanto a su vista, resulta verdaderamente excepcional. La distribución de sus ojos puede apreciarse a continuación, y le permite no solamente ver lo que tiene frente a sí con cuatro de sus ojos, sino también dominar los laterales y completar los 360º de visión con otros tantos que completan los ocho ojos simples (ocelos) pero extremadamente desarrollados.

Esquema del cuerpo de nuestro amigo, con sus ocho ojos representados esquemáticamente.

Esquema del cuerpo de nuestro amigo, con sus ocho ojos representados esquemáticamente.

Un llamativo encuentro, por tanto, que me recordó lo interesante de la fauna hogareña y corroboró lo apropiado de no usar insecticidas en el hogar. Máxime cuando contamos con algunos naturales tan efectivos y hermosos, por más que esta no fuese su ubicación geográfica originaria.

Feliz fin de semana y, para quien dé inicio a sus vacaciones, todo el cuidado del mundo: lo más importante es regresar.

Read Full Post »

Estudiando dentro de las materias de la asignatura “Técnicas de investigación social para estudios medioambientales” las metodologías participativas de investigación y planificación del medio ambiente me he encontrado en el libro de texto con el ejemplo de la Agenda 21 Local (A21L), y lo leído en el tema en cuestión no se aleja un ápice de lo que la intuición y mi propia experiencia me han demostrado hasta la fecha. Reproduzco aquí algunos fragmentos que me han parecido bastante ilustrativos:

Las A21L son espacios privilegiados -al menos teóricamente- para poner en marcha procesos participativos en un área de creciente interés ciudadano y político: el desarrollo sostenible. Sin embargo, una mirada general sobre las experiencias de A21L iniciadas en nuestro país [España] nos permite constatar que son muy pocas las A21L que se orientan por criterios de sostenibilidad fuerte, incorporan una auténtica participación ciudadana y, menos aún, llevan a cabo los planes y ejercitan mecanismos de evaluación y seguimiento.

[…]

El riesgo más importante de la metodología que hemos desarrollado en las A21L es que, paradójicamente, pueda convertirse en última instancia en un proceso contradictorio de legitimación de políticas públicas y de comportamientos económicos y ciudadanos insostenibles, así como motivo de frustración y el desencanto de los ciudadanos que participan. Si en lugar de ejecutar, evaluar y hacer el seguimiento de los planes, éstos se reducen a meros documentos que contribuyen al lavado de imagen del gobierno de turno, y si el trabajo voluntario y altruista de las asociaciones y ciudadanos se desperdicia, entonces la oportunidad que suponen las A21L para la consecución del desarrollo sostenible y la profundización de la democracia, no sólo se desaprovecha, sino que se transforma en todo lo contrario.

En buena parte de los casos de A21L nos encontramos con esta negativa situación. El motivo principal se relaciona con la falta de compromiso de la administración pública con los principios de la sostenibilidad que presiden el Programa o Agenda 21, y con el miedo a la pérdida de poder exclusivo de decisión que caracteriza a los gobiernos locales.

Pedro Martín Gutiérrez y Francisco Javier Garrido, “Metodologías participativas de investigación y planificación del medio ambiente”, en Medio Ambiente y Sociedad. Elementos de explicación sociológica, de Luis Camarero et ál.

Real como la vida misma.

Read Full Post »

Escrito esta entrada desde la alegría que, de cuando en cuando, nos regala el servicio de Correos. Hoy, al llegar a casa, revisamos el buzón. Recibo pocas, poquísimas cartas (es lo que tiene este mundo 2.0 y cuidarse mucho de hacer respetar la Ley de Protección de Datos), pero había una para mí. De la UNED, del Negociado de Convalidaciones. ¡Huy! ¡Nervios!

He abierto la carta junto al mismo buzón. La he leído con miedo a encontrarme lo que no deseaba, pero no. Ha habido suerte. Las cuatro asignaturas de matemáticas de informática (“Análisis matemático”, “Álgebra”, “Matemática discreta” y “Cálculo Numérico”) y la de estadística han bastado para compensar el mal sabor de boca del notable de este cuatrimestre (Economía, a pesar de la nota de 8,9): me han convalidado “Fundamentos matemáticos para el estudio del medio ambiente” y “Estadística”. Ya estoy 2 asignaturas y 18 créditos más cerca de ser Licenciado Graduado en Ciencias Ambientales. 🙂

Buen fin de semana y, para quien se vaya de vacaciones, cuidado en la carretera y feliz descanso.

Read Full Post »

¿Eres un studyholic? Yo he llegado a preguntármelo estos días cuando, tras el periodo de exámenes, he continuado estudiando y he empezado varios cursos de desarrollo informático en paralelo y estoy deseando que llegue el próximo lunes para que dé comienzo el curso de periodismo ambiental en el que me he inscrito.

Está claro que la formación es una necesidad que, en nuestros días, no se queda en la etapa meramente académica sino que se proyecta a lo largo de toda la vida profesional de cada uno de nosotros. Sin embargo, más allá de este hecho, estudiar (más aún, aprender) es un verdadero placer. El otro día suspiraba porque fuese un trabajo y, acto seguido, caí en que ese placentero trabajo existe: la investigación. Me consta que, una vez dentro, no es un trabajo sencillo y que en muchas ocasiones está rodeado de espinas. Es un ambiente competitivo en muchos casos, aunque “desde fuera” se me antoja que lo que debería primar es la colaboración antes que el interés propio.

Pero bueno, no me iré por los cerros de Úbeda a trotar, sino que intentaré centrarme en lo que pretendía contar en esta  entrada. He recopilado algunas de las fuentes relacionadas con la formación (en el ámbito medioambiental) que he consultado en los últimos tiempos y quería compartirlas con vosotros por si a alguien pudiera interesarle alguno de los cursos, charlas o conferencias que se imparten, incluso en muchas ocasiones de forma gratuita.

La Fundación Cristina Enea viene organizando junto a la Fundación Asmoz un Curso de Periodismo Ambiental (online) que, el año pasado, por descubrirlo demasiado tarde, no pude realizar aunque me llamó mucho la atención. Este año, previa alerta en mi agenda y reserva de tiempo respecto a las asignaturas en que me matriculé este segundo cuatrimestre, he decidido hacerlo. Podéis echarle un vistazo por si os interesa, ya que además desde la Fundación Asmoz organizan varios cursos con la UNED (lástima que no haya sido así con este). Ya os iré contando algo más sobre el curso conforme pase el tiempo y, por supuesto, cuando lo finalice.

Si residís en Andalucía, la Junta a través de la Consejería de Medio Ambiente tiene un plan propio de Educación y Voluntariado Ambiental con los que podréis acceder a cursos y charlas, así como participar en actividades de voluntariado de lo más interesantes. Es posible consultar algunas de estas acciones formativas a través de su web.

El Instituto Geológico Nacional oferta cursos bastante demandados y de lo más interesantes a través de su página oficial. Si queréis saber de SIG, cartografía o teledetección, ahí tenéis una buena oportunidad de aprender.

La Comunidad ISM también tiene una agenda de lo más nutrida con actividades de formación y charlas, además de noticias y blogs de actualidad ambiental. Y en Fundación Biodiversidad podéis realizar búsquedas de cursos ya que participan en la organización de muchos de ellos.

También los “cursos 0” u Open Course Ware (OCW) que ofrecen muchas universidades son de lo más interesantes. Son páginas desde las cuales es posible descargar materiales de clase, apuntes y actividades para aproximarnos al estudio de una materia o profundizar en su conocimiento de forma autónoma pero guiada por un plan de estudio determinado. Algunos de estos cursos abiertos podéis encontrarlos en la UNED, la Universidad de Murcia, la de Granada y en tantas otras. En la web de Universia hay un buscador de este tipo de cursos “OCW”.

Y muchas más opciones que iremos recopilando poco a poco. No están todas las que son, pero sí que son todas las que están. Entre las mejores lecciones se encuentran, por supuesto, vuestros increíbles blogs, que tanto me enseñan día tras día. ¡Gracias por cuanto compartís a través de ellos!

¡Salud!

Read Full Post »

Older Posts »